El futbolista al que mató ETA


Quizá la historia del fútbol no tenga un lugar preeminente para José Antonio 'El Tigre' Santamaría, aunque llegase a ser internacional sub 23 con España y jugase cuatro temporadas en Primera con la Real, adonde llegó tras militar en el Eibar y en el Sanse, el filial donostiarra. Tras dejar el equipo txuri urdin pasó al Hércules en Segunda y al Sabadell, también en la categoría de plata. Las lesiones lo retiraron prematuramente a los 29 años. Le llamaban 'Tigre' por el pundonor y la fiereza que mostraba desde el centro de la defensa.Tras dejar el fútbol, Santamaría se convirtió en un empresario de éxito. Los que hoy se pasan el verano metidos en la mítica discoteca Privilege de Ibiza, de fama mundial, quizá no sepan que en los 80 se llamaba Ku y que su dueño era Santamaría, el 'Tigre', el ex jugador de la Real que estaba ganando más dinero con sus negocios que con el fútbol.El nombre de Santamaría apareció en el 'Informe Navajas', una investigación del fiscal Luis Navajas de la que se hizo amplio eco el diario 'Egin', en la que se le asociaba a una trama de sobornos a las fuerzas de seguridad para ocultar una red de contrabando y narcotráfico. Además, la amistad de Santamaría con altos cargos del PSOE era pública. SObre todo con Txiki Benegas.A las once y media de la noche del 19 de enero de 1993, en plenas fiestas de San Sebastián, Santamaría recibía un tiro en la nuca con una bala de 9 milímetros mientras cenaba en una sociedad gastronómica. De su asesinato se encargaron Juan Antonio Olarra, José María Igerategi y Valentín Lasarte, miembros del 'Comando Donosti'.Al día siguiente, el diario 'El País' titulaba 'Asesinado en San Sebastián de un disparo en la nuca un expropietario de la discoteca Ku'. Ni siquiera se nombraba que Santamaría, años atrás, había sido 'El Tigre', el peleón y combativo central de la Real Sociedad.