El futuro de Ibrahimovic, quebradero de cabeza para un Inter campeón de Liga

  • Roma, 18 may (EFE).- Con el título de Liga ya bajo el brazo, el futuro del delantero sueco Zlatan Ibrahimovic se ha convertido en el principal quebradero de cabeza para los responsables del Inter de Milán, pues a pocos días de que termine la temporada desconocen si el jugador pretende quedarse o marcharse.

El futuro de Ibrahimovic, quebradero de cabeza para un Inter campeón de Liga

El futuro de Ibrahimovic, quebradero de cabeza para un Inter campeón de Liga

Roma, 18 may (EFE).- Con el título de Liga ya bajo el brazo, el futuro del delantero sueco Zlatan Ibrahimovic se ha convertido en el principal quebradero de cabeza para los responsables del Inter de Milán, pues a pocos días de que termine la temporada desconocen si el jugador pretende quedarse o marcharse.

Las intenciones del sueco de cambiar de equipo -probablemente al Barcelona- para así lograr algún título europeo han sido objeto de todo tipo de comentarios en la prensa italiana durante los últimos meses y, ahora que se acerca el final de la temporada, la cuestión ya es abordada públicamente por la dirección del Inter.

Así y según recogen este lunes los medios de comunicación italianos, el presidente del club, Massimo Moratti, afirmó hoy que la posibilidad de que Ibrahimovic se quede en el Inter para la próxima temporada es de un 90 por ciento y que el futuro del jugador no será uno de esos culebrones de verano.

"Si así fuera, sería fantástico para vosotros los periodistas. De todas formas no, no lo creo, no lo sería ni para los aficionados y ni siquiera para mí", comentó el directivo.

"Hoy -añadió- pienso solamente en el partido jugado ayer y en el campeonato que hemos hecho, por el momento no pienso en el Inter que vendrá. Después tendremos compromisos importantes el año próximo y por supuesto seremos serios al afrontarlos".

Las esperanzas de los aficionados interistas de que Ibrahimovic se quede en el club la próxima temporada subieron enteros en la madrugada del sábado al domingo, cuando el sueco, en medio de la euforia por haber sido proclamados matemáticamente campeones de la Liga, pronunció unas palabras que sonaron a permanencia.

"El año que viene ganamos todo", dijo Ibrahimovic para regocijo de aficionados y directiva.

Pero ayer el sueco volvió a poner distancia, después de mostrar su enfado por el gol que marcó su compañero Mario Balotelli contra el Siena (que terminó con victoria del Inter por 3-0), en lugar de él, quien está a sólo un tanto de igualar al máximo goleador, Marco di Vaio.

"Faltan aún dos partidos y hago todo lo posible por ganar, pero en el fútbol no hay garantías. En el futuro no sé dónde estaré, no soy un hombre que se queda en el mismo club toda la vida", dijo el futbolista tras el encuentro.

Ibrahimovic quiso entonces quitarle hierro al hecho de que Balotelli no le hubiera cedido el tanto, pero esta cuestión molestó y mucho al jugador, tanto que el propio entrenador, el portugués José Mourinho, llegó a referirse a ella al término del partido.

"Es culpa mía. Había dicho a los chicos que era importante jugar para Ibra: para mí el objetivo de que él se convierta en máximo goleador no es individual, sino de equipo, y por ello el equipo debía hacer algo más por él", afirmó el técnico.