El Mini Estadi se llena para presenciar el partido en una pantalla gigante

  • Barcelona, 27 may (EFE).- El Mini Estadi prácticamente se llenó hoy para presenciar la final de la Liga de Campeones entre el Barcelona y el Manchester United a través de una pantalla gigante de 60 metros cuadrados instalada por el club que permitió a casi 11.000 aficionados seguir el partido.

El Mini Estadi se llena para presenciar el partido en una pantalla gigante

El Mini Estadi se llena para presenciar el partido en una pantalla gigante

Barcelona, 27 may (EFE).- El Mini Estadi prácticamente se llenó hoy para presenciar la final de la Liga de Campeones entre el Barcelona y el Manchester United a través de una pantalla gigante de 60 metros cuadrados instalada por el club que permitió a casi 11.000 aficionados seguir el partido.

Pese a que el Barcelona prohibió el acceso al césped, los 10.400 seguidores que habían obtenido una localidad vivieron el partido desde las gradas del Mini Estadi con una pasión similar a la que se vive en el Estadio Olímpico de Roma.

El interés suscitado por seguir el encuentro desde el Mini Estadi provocó incluso varias escenas de reventa, aunque las entradas originales puestas a disposición por el club fueran gratuitas. Los reventas llegaron a pedir hasta 15 euros por una entrada.

El Barcelona abrió un periodo de venta de entradas para sus socios el pasado lunes. Las localidades se agotaron en menos de siete horas y no fue posible ofrecer más para el público general.

Las puertas del Mini se abrieron alrededor de las 19.30 horas. Poco a poco, el recinto barcelonista se llenó de seguidores del Barcelona ataviados con bufandas, camisetas y banderas, como si de un partido en directo se tratase. Además, el club preparó miles de banderitas con los colores del Barcelona y de la 'senyera', colocadas en cada asiento.

En la última final de la Liga de Campeones disputada por el Barcelona, en París (2006), el Mini Estadi también recibió a miles de aficionados que celebraron el título del equipo azulgrana.