El Oporto arranca a última hora un justo empate de Old Trafford

MANCHESTER (INGLATERRA), 7 (EUROPA PRESS)

El Oporto arracó un valioso empate (2-2) frente al Manchester United a domicilio en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones en un encuentro que dominaron los portugueses en la primera parte y que terminaron igualando en el último minuto del tiempo reglamentario.

La primera mitad correspondió a los lusos, pero un error garrafal de Bruno Alves permitió que Rooney colocara el empate. A falta de cinco minutos para el final, Tévez dio la vuelta al marcador, pero cuando los 'red devils' saboreaban la victoria en el primer asalto, Mariano González apareció para rubricar un merecido empate.

Y es que los de Ferreira saltaron a Old Trafford con mentalidad ofensiva mientras los locales no encontraban la manera de atacar el ordenado entramado portugués, siempre atento a la salida del balón. Así llegó el gol de Christian Rodríguez. El uruguayo interceptó un balón en la frontal del área, se abrió hacia la izquierda y la colocó ajustada a la cepa del poste para abrir el marcador.

Lejos de lo esperado, el gol no despertó a los ingleses como tampoco llevó al equipo luso a hacerse más conservador con el resultado. El dominio continuó siendo claro y el Manchester siguió sin saber cómo atacar. Tanto fue así, que el tanto del empate pilló desprevenidos hasta a los 'red devils'.

Llegó en una jugada como tantas otras, en la que el Oporto sacaba el balón jugado tras desbaratar otra intentona de los de Alex Ferguson. En un error incomprensible, Bruno Alves retrasó el balón sin mirar hacia su portería y no reparó en la presencia de Rooney, que quedó sólo ante el guardameta y superó sin dificultades a Helton.

EL MANCHESTER CRECIÓ CON EL BALÓN, PERO EL OPORTO PUSO JUSTICIA

Pese al mazazo, el Oporto no dejó de mirar hacia delante. Los portugueses siguieron creando las mejores ocasiones de peligro, pero terminarían claudicando ante el poderío inglés. Según avanzó la primera parte, los 'red devils' se hicieron con el balón y apagaron los ánimos del equipo luso.

Sin el esférico, los de Jesualdo Ferreira supieron replegarse y frenar las acometidas del Manchester, más seguro con la posesión en su poder. En estas tareas sobresalió Fernando, siempre atento a la progresión de Cristiano Ronaldo, aunque los de Ferguson hicieron gala de suficientes recursos como para inquietar sin la participación de su gran estrella.

Así lo evidenció en dos ocasiones consecutivas, primero en los pies de Rooney y más tarde en la cabeza de Vidic a la salida del córner siguiente. El despliegue quedó completo con Tévez y Giggs, dos de los refuerzos desde el banquillo que contribuyeron a aumentar el dominio de los 'red devils'.

Precisamente el 'Apache' fue el encargado adelantar al Manchester. El ariete argentino aprovechó un pase en el área pequeña de Rooney para adelantarse a su marcador y sorprender a Helton. El choque parecía sentenciado, pero el Oporto logró un empate 'in extremis' que impartió justicia a lo visto sobre el campo.

De nuevo, un fallo de la defensa, esta vez la inglesa, que permitió la entrada de Mariano González sólo en el segundo palo. El Oporto atacó con todo y correspondió al argentino restablecer la igualada, superando la salida de un Van der Sar que había quedado vendido.

Es la segunda vez en la que el Oporto no sale derrotado de Inglaterra. La otra ocasión fue en 2004 frente al mismo rival. En el cruce de octavos de final, los 'dragones' entonces dirigidos por José Mourinho arrancaron un empate a uno. Los portugueses se llevaron la eliminatoria y acabaron proclamándose campeones de Europa.