Guti y Míchel Salgado regresan al grupo

  • Madrid, 19 may (EFE).- José María Gutiérrez 'Guti' y Míchel Salgado, capitanes del Real Madrid, regresaron a la dinámica de grupo recuperados del esguince de tobillo y la sobrecarga muscular que sufrían, respectivamente, y podrán jugar el domingo ante el Real Mallorca en el estadio Santiago Bernabéu.

Madrid, 19 may (EFE).- José María Gutiérrez 'Guti' y Míchel Salgado, capitanes del Real Madrid, regresaron a la dinámica de grupo recuperados del esguince de tobillo y la sobrecarga muscular que sufrían, respectivamente, y podrán jugar el domingo ante el Real Mallorca en el estadio Santiago Bernabéu.

Los dos tienen un año más de contrato con el Real Madrid pero el encuentro de este domingo suena a despedida para Guti y Míchel Salgado. El primero tiene más opciones de quedarse, dependerá de él mismo si desea un retiro a una Liga menos competitiva. El lateral gallego tiene prácticamente cerrado jugar en Qatar.

La vuelta al trabajo del Real Madrid en la ciudad deportivo de Valdebebas, tras encajar la tercera derrota liguera consecutiva, dejó la imagen de Guti y Salgado trabajando al mismo ritmo que el resto de sus compañeros.

Guti se ausentó la pasada semana de un torneo benéfico de golf organizado por Sergio Ramos porque seguía de baja por el esguince de tobillo que sufría. Ayer, lunes, ya tenía el alta y si se le pudo ver jugar en otro acto benéfico, a otro deporte donde muestra buenas maneras.

Se lesionó en la previa del clásico y tras perderse los encuentros ante Barcelona, Valencia y Villarreal, Guti está plenamente recuperado del esguince de grado II que sufría en el ligamento lateral externo de su tobillo izquierdo.

Menos grave era el problema del lateral derecho madridista, Míchel Salgado, quien por una sobrecarga en su cuádriceps izquierdo no pudo viajar a Villarreal.

Se ausentaron de la primera sesión de la semana Wesley Sneijder y Christoph Metzelder, por dos lesiones musculares, Fernando Gago, Javi García y Raúl González. El capitán recibió un fuerte golpe en Villarreal.

Los jugadores del Real Madrid tuvieron una sesión marcada por la presencia de balón. Un juego inicial planificado por Juande Ramos, en el que debían trasladar el esférico con las manos y rematar con la cabeza, arrancó alguna sonrisa en unos jugadores que están deseando que llegue el final de temporada, después de encajar tres derrotas consecutivas sin nada en juego, con la segunda plaza asegurada.