Iñaki Bea afirma que "a los defensas y a los porteros no les protege nadie"

  • Valladolid, 18 may (EFE).- El central del Real Valladolid Iñaki Bea ha comentado hoy, sobre la tarjeta roja que vio ante el Racing de Santander, por doble amarilla, que "tal y como está el fútbol, a los defensas y a los porteros no les protege nadie".

Carlos Suárez dice que el equipo "no va a tener ningún problema"

Carlos Suárez dice que el equipo "no va a tener ningún problema"

Valladolid, 18 may (EFE).- El central del Real Valladolid Iñaki Bea ha comentado hoy, sobre la tarjeta roja que vio ante el Racing de Santander, por doble amarilla, que "tal y como está el fútbol, a los defensas y a los porteros no les protege nadie".

"Estoy harto de oír que hay que defender a los delanteros. Mi segunda tarjeta de ayer es injusta y parece que el fútbol se ha puesto de una manera en la que no puede haber contacto", ha apuntado en declaraciones a los periodistas.

Para Iñaki Bea, la segunda tarjeta amarilla que le saca ayer el árbitro Rubinos Pérez "la pita de oídos".

Asimismo, ha considerado que en ese lance del juego con el jugador del Racing Jonathan Pereira "no es para nada un acto violento".

"No saco el codo en ese balón, sino que meto el brazo por protección propia. Si no fuese un jugador tan pequeñito, le hubiese tocado los riñones y no hubiese pasado nada. No es ni falta", ha explicado.

En este sentido, el central vasco ha recalcado que está "fastidiado", dado que "dejas al equipo con diez en un partido que estaba controlado, para que sufra y, al final acabe perdiendo. Un peaje demasiado caro".

"Soy el primero que no busca malas intenciones. En la primera tarjeta que me sacan ayer, soy el primero que le dice al árbitro que ha sido, como el día del penalti a Joseba Llorente. Ellos son personas y también se equivocan, por lo que la cosa no está en echar mierda al árbitro", ha manifestado.

Asimismo, Iñaki Bea ha asegurado que el hecho de presentar alegaciones al acta para que se le retire la sanción de un partido "no es por jugar", sino que, según ha matizado, "es por demostrarme a mi mismo que no soy el culpable de la derrota y que tengo razón".

Preguntado por el desarrollo del duelo de ayer, el futbolista ha respondido: "Levantamos la cabeza y con el 1-2 llegaban con facilidad pero no tenían ocasiones, por lo que creo que se podría haber ganado con once. Por eso estoy fastidiado, por todo lo que supone".

Sin embargo, el central se ha mostrado optimista de cara a una permanencia que se ha complicado con la derrota de ayer, ya que está a cinco puntos del descenso cuando quedan seis en juego.

"Ayer demostramos que somos un buen equipo, ya que dimos la talla. En la primera parte realizamos una partido serio, por lo que no veo con pesimismo el futuro, puesto que en los dos próximos partidos vamos a sacar puntos", ha concluido.