Jardel confiesa que quedar fuera de Mundial de 2002 ayudó a hundirle en la cocaína

  • Río de Janeiro, 10 may (EFE).- El brasileño Mario Jardel, uno de los máximos goleadores de la historia del fútbol europeo, confesó a la revista Istoé que haber quedado fuera del Mundial del 2002 le hundió en una depresión y contribuyó a su adicción a la cocaína.

Río de Janeiro, 10 may (EFE).- El brasileño Mario Jardel, uno de los máximos goleadores de la historia del fútbol europeo, confesó a la revista Istoé que haber quedado fuera del Mundial del 2002 le hundió en una depresión y contribuyó a su adicción a la cocaína.

"Con toda seguridad" eso dificultó la lucha que ya tenía contra la droga, pues lo dejó "muy deprimido y muy triste", según declaró en la entrevista publicada hoy el futbolista, que en sus mejores tiempos en Portugal era conocido como "Súper Mario".

A los 35 años, Jardel dice haber superado la adicción y confía en regresar al fútbol profesional, aunque continúa sin club, tras un fugaz paso el año pasado por el Criciúma, de la segunda división brasileña.

Según dijo a Istoé, puede surgir una posibilidad en el Olaría, un club de la segunda división del estado de Río de Janeiro interesado en su olfato artillero, que garantiza que está intacto.

"Súper Mario" comenzó su carrera en el Ferroviario y militó en el Vasco da Gama y el Gremio antes de dar el salto a Europa para actuar en el Oporto.

En el equipo portugués anotó 130 goles en 125 partidos entre 1996 y 2000 y conquistó tres ligas.

Pasó luego al Galatasaray turco, con el que marcó 24 goles en 22 partidos, pero decidió volver a Portugal para ayudar al Sporting de Lisboa en 2001 a conquistar su primera liga en 18 años con 42 goles en 30 partidos.

Recibió la Bota de Oro al máximo goleador de las ligas europeas en 1999 y 2002 y también fue artillero de la Liga de Campeones en 2000 y 2001, y de la liga portuguesa en 1997, 1998, 1999, 2002.