Joaquín piensa ya en el choque ante el Betis, pero dice que el objetivo "sigue siendo alcanzar al Sevilla"

VALENCIA, 20 (EUROPA PRESS)

El jugador del Valencia Joaquín Sánchez dejó claro la importancia que tiene para el conjunto 'ché' el encuentro del próximo miércoles contra el Betis aunque, recordó, su objetivo "sigue siendo alcanzar al Sevilla", actual tercer clasificado de la Liga.

Y es que el triunfo de ayer (3-1) sobre los nervionenses ha dejado al Valencia a sólo cinco puntos del equipo sevillista, por lo que la visita al Ruiz de Lopera adquiere una trascendencia innegable para los levantinos.

"Lo importante es la racha positiva que estamos teniendo. Ayer tuvimos un rival muy difícil y conseguimos ganar. Ahora, el partido más importante es ante el Betis, para tener la oportunidad de escalar posiciones. El objetivo sigue siendo alcanzar al Sevilla, porque en el fútbol nunca hay que tirar la toalla, sino que hay siempre que seguir luchando", sentenció al respecto.

Por su puesto, para alguien que fue santo y seña del beticismo como Joaquín, el desplazamiento al estadio verdiblanco le trae "grandes recuerdos". "Juegue o no juegue, será un partido especial", dijo.

De todos modos, sabe que este Betis 'resucitado' de la mano de José María Nogués es un rival a tener en cuenta. "El partido será difícil porque ellos saldrán con la moral muy alta después de ganar al Sporting y salir de la zona de descenso y querrán mantener línea. Siempre que hay un cambio de entrenador parece que sienta bien", apuntó.

Además, el gaditano fue despedido por los béticos con aplausos el año pasado, pese a marcar el segundo y, a la postre, decisivo gol con el que el Valencia venció al Betis por 1-2 y por ello espera que le reciban "muy bien, con mucho cariño como siempre". "La afición verdiblanca siempre me ha mostrado su apoyo condicional y le estoy muy agradecido", aseguró.

Por otro lado, sobre el gesto airado con el que salió ayer del césped, tras ser cambiado por su entrenador, el jugador optó por eludir polémicas con Unai Emery. "No es por ser suplente, me enfadé conmigo mismo porque no estuve bien, no tuve mi día y a nadie le gusta salir del campo. Me han cambiado muchas veces pero ayer era un partido especial y estaba nervioso", advirtió.

"Yo esperaba tener más minutos para mejorar, pero el cambio es lógico. Me fui encendido y hacia dentro para tranquilizarme. No tuve que hacer ese gesto, no estuvo bien. Pablo está en un buen momento, salió, lo hizo bien y marcó. Es probable que juegue el miércoles, pero yo no voy a arrojar la toalla", concluyó.