La afición prepara a Valladolid el desplazamiento más multitudinario de la temporada

  • Gijón, 18 may (EFE).- La victoria del Sporting ante el Málaga ha sacado de los puestos de descenso al equipo gijonés que se jugará la próxima jornada en Valladolid buena parte de sus opciones de permanencia en un partido en el que está previsto el mayor desplazamiento de seguidores rojiblancos de las últimas décadas.

Gijón, 18 may (EFE).- La victoria del Sporting ante el Málaga ha sacado de los puestos de descenso al equipo gijonés que se jugará la próxima jornada en Valladolid buena parte de sus opciones de permanencia en un partido en el que está previsto el mayor desplazamiento de seguidores rojiblancos de las últimas décadas.

La afición del Sporting es probablemente la más viajera de España como lo ha venido demostrando no sólo esta temporada en Primera división si no las precedentes en Segunda, pero en esta ocasión las previsiones del Sporting es que ronden los 10.000 viajeros.

Antes de saber la fecha y la hora de celebración del partido, definitivamente será el sábado a las 21 horas, ya habían confirmado su presencia en el Nuevo Zorrilla una veintena de peñas sportinguistas a las que se unirán, gracias a la cercanía entre las dos ciudades, muchos aficionados que viajen por sus propios medios.

Sin embargo, la decisión del equipo pucelano de establecer una entrada de 75 euros para este partido puede disuadir a muchos aficionados y ya ha levantado una gran indignación por parte de la Federación de Peñas, sobre todo porque en la primera vuelta el Sporting envió a Valladolid entradas al precio de 35 euros.

Tras haber roto una racha de ocho jornadas consecutivas sin ganar y tras vencer al Málaga la plantilla rojiblanca está convencida de sacar adelante los dos partidos que quedan para acabar la Liga y en los que el Sporting se medirán al Valladolid y al Recreativo de Huelva en la última jornada.

El partido del próximo fin de semana es considerado clave por el entorno del club gijonés, ya que se medirá a un equipo que prácticamente no se juega nada, aunque en Valladolid se insista en que matemáticamente no están salvados, y que lleva nueve jornadas sin ganar.

La plantilla llegó a afirmar antes de jugar ante el Málaga que les quedaban "tres partidos en casa" al estar seguros de que en Valladolid la presencia de sus aficionados iba a ser considerable y en su apoyo confían para poder sacar también ese partido adelante.