La Copa Libertadores trata de volver a la normalidad sin sus invitados y muchas incógnitas

  • Bogotá, 10 may (EFE).- La Copa Libertadores busca recuperar esta semana 'la normalidad' que perdió al final de la fase de grupos por culpa de la gripe A, aunque sin saber qué hacer con el vacío dejado por la deserción de los mexicanos, ofendidos por un supuesto trato discriminatorio que ha tensado las relaciones del fútbol en América.

Bogotá, 10 may (EFE).- La Copa Libertadores busca recuperar esta semana 'la normalidad' que perdió al final de la fase de grupos por culpa de la gripe A, aunque sin saber qué hacer con el vacío dejado por la deserción de los mexicanos, ofendidos por un supuesto trato discriminatorio que ha tensado las relaciones del fútbol en América.

Seis partidos, cinco para definir clasificados a los cuartos de final y otro, que apenas mostrará el primero de sus dos capítulos en octavos, componen la programación entre martes y jueves, en la que una vez más quedaron inactivos el Nacional uruguayo y el Sao Paulo.

El Boca Juniors campeón de seis ediciones de la Libertadores y fuerte candidato al título de la edición 50, visitará el jueves al Defensor Sporting uruguayo, que la semana pasada hizo aplazar el encuentro para tener ahora a disposición el estadio Centenario, más emblemático e imponente que Parque Central o su diminuto Francini.

Tres series que podrían considerarse 'casi definidas', si no es porque en el fútbol 'nada es imposible hasta el pitido final', tendrán su epílogo el miércoles y el jueves.

El Gremio, que goleó en Lima por 1-3 a la Universidad de San Martín, recibirá este miércoles en Porto Alegre al conjunto 'santo', que además de jugar mucho debe esperar por un milagro, si quiere cambiar la historia.

Estudiantes de La Plata jugará a los pagos del Libertad paraguayo con la misión de administrar la cómoda ventaja de 3-0 que alcanzó en la ida. Y ese mismo jueves el Cruzeiro tendrá en Belo Horizonte a una Universidad de Chile herida por su derrota 1-2 en Santiago.

Por contra, nada está definido en los partidos de este martes.

Por un lado, el Sport Recife brasileño considera haber hecho 'un buen negocio' al perder por 1-0 en la cancha del Palmeiras. Y lo mismo piensan los del Caracas, que en la capital venezolana confían en revertir la caída por 2-1 en los pagos del Deportivo Cuenca.

Pero el fútbol de la Copa Libertadores no se resolverá todo en las canchas la próxima semana.

Medidas sobre un escritorio adoptadas por hombres de traje son esperadas para resolver el futuro de, al menos dos clasificados a los cuartos de final, en vez de goles de jóvenes vestidos de corto.

El fervor por el más popular de los deportes cedió en las últimas dos semanas pánico provocado por el brote en México de la influenza A o AH1N1, llamada en principio 'gripe porcina', que hasta hoy ha dejado 48 muertos y unos 1.578 contagiados en ese país.

Las Chivas y el San Luis, que se matricularon en la tercera fase fuera de México, debieron someterse a extremas medidas de inspección sanitaria en aeropuertos de Chile y Paraguay, y soportar expresiones irónicas de mal gusto de hinchas del Everton y el Libertad.

Los cruces en la actual instancia de la Copa Libertadores establecidos por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) dejaron en los choques de ida al San Luis como anfitrión en Potosí del Nacional y a Chivas a la espera del Sao Paulo en Guadalajara.

La multiplicación de casos contagio de gripe A en otros países obligó a la Conmebol a buscar sedes neutrales donde ambos equipos mexicanos pudieran recibir a uruguayos y brasileños.

Sin solución, la Conmebol, que agrupa a las federaciones de diez países, aplazó los choques San Luis-Nacional y Chivas-Sao Paulo.

Desde la semana pasada se plantearon y descartaron a la vez las propuestas surgidas: jugar en Estados Unidos, donde hay más de 2.500 contagiados y tres muertos. O retomar el plan original de jugar en Potosí y Guadalajara al comprobarse un descenso del nivel de alerta.

Los directivos del Nacional y el San Paulo, equipos que han ganado por su lado tres títulos de la Copa Libertadores, rechazaron el jueves la posibilidad de jugar en México y la Conmebol, a través de su presidente, Nicolás Leoz, propuso el viernes a la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) definirlo todo en un solo partido en territorio sudamericano.

Bastó esta carta para que el presidente de la FMF, Justino Compeán, anunciara la retirada de la Copa Libertadores, que los equipos mexicanos disputan como invitados desde 1998, en respuesta a la falta de solidaridad de los rivales de San Luis y Chivas, y a un supuesto trato discriminatorio de la Conmebol.

Compean fue más allá al recordar que con la propuesta de partido único se estaba violando el reglamento de la Copa Libertadores, que establece encuentros de ida y vuelta en fase eliminatoria directa.

Y la guinda la puso más tarde, el mismo viernes, al plantear el rompimiento con la Conmebol, pues ni la selección del 'Tri' debe participar en la próxima Copa América, a la que llegó en 1993; ni sus equipos jugarán Copa Libertadores o Copa Sudamericana.

No obstante, persiste una duda: si la Federación mexicana garantizó a sus pares de Nacional y Sao Paulo que ya se puede jugar en su territorio sin temores al contagio de la gripe A, ¿por qué el compromiso de Liga del San Luis con el Toluca se jugó ayer a puerta cerrada, así como el del Atlas con el Pachuca, en Guadalajara?.

- Partidos de la segunda semana de octavos de final:

12.05.09: Sport Recife-Palmeiras, en Recife (1-0, la ida)

Árbitro: Carlos Chandía (CHI)

12.05.09: Caracas-Deportivo Cuenca, en Caracas (2-1, la ida)

Árbitro: Pablo Lunati (ARG)

13.05.09: Gremio-San Martín, en Porto Alegre (1-3, la ida)

Árbitro: Antonio Arias (PAR)

14.05.09: Defensor Sporting-Boca Juniors (ida)

Árbitro: Carlos Torres (PAR)

14.05.09: Libertad-Estudiantes, en Asunción (3-0, la ida)

Árbitro: Roberto Silvera (URU)

14.05.09: Cruzeiro-U. de Chile, en Belo Horizonte (1-2, la ida).