La plantilla quiere aislarse de la polémica por el precio de las entradas en Valladolid

  • Gijón, 20 may (EFE).- La plantilla del Sporting se quiere aislar de la polémica creada en torno al precio establecido por el Valladolid para las entradas del partido del próximo sábado, que asciende a 75 euros, lo que ha soliviantado a la afición sportinguista que tenía previsto un desplazamiento masivo para apoyar a su equipo en este importante encuentro.

La plantilla quiere aislarse de la polémica por el precio de las entradas en Valladolid

La plantilla quiere aislarse de la polémica por el precio de las entradas en Valladolid

Gijón, 20 may (EFE).- La plantilla del Sporting se quiere aislar de la polémica creada en torno al precio establecido por el Valladolid para las entradas del partido del próximo sábado, que asciende a 75 euros, lo que ha soliviantado a la afición sportinguista que tenía previsto un desplazamiento masivo para apoyar a su equipo en este importante encuentro.

Los jugadores han expresado su malestar por el elevado precio de las entradas y han mostrado su solidaridad con los aficionados pero desde esta mañana se quieren centrar en preparar lo más concienzudamente posible el partido, en el que una victoria podría asegurarles la permanencia.

Además el entrenador, Manolo Preciado, ha recibido dos buenas noticias, ya que podrá contar con el centrocampista Sergio Matabuena, al que el Comité de Competición retiró la tarjeta amarilla, que era la quinta del ciclo, lo que hubiera supuesto un partido de suspensión, a lo que se añade que David Barral no padece lesión en su rodilla derecha y podrá jugar en el Nuevo Zorrilla si el técnico lo considera necesario.

Matabuena está siendo una pieza clave en el centro del campo y su ausencia era un problema que Preciado debería afrontar en un encuentro de vital importancia para el futuro inmediato del equipo.

Los únicos jugadores que se entrenan al margen del resto de sus compañeros son Luis Morán, Carmelo y Canella, que tienen muy complicados estar para en Valladolid.

El club, por su parte, además de las medidas anunciadas ayer de renunciar al paquete de entradas remitidas desde Valladolid y no acudir ni a la comida protocolaria entre las dos directivas ni al palco de honor, decidió que el equipo no pernocte en la capital pucelana sino en Tordesillas, curiosamente en el mismo hotel en el que lo hicieron en el año 1982 cuando disputaron la final de la Copa del Rey.

La Federación de Peñas Sportinguistas ha convocado para hoy, a las 20 horas, una asamblea con el fin de decidir una postura conjunta, en la que la opinión más generalizada es la de mantener el desplazamiento pero no entrar en el estadio.

La propuesta plantea permanecer en sus inmediaciones haciendo todo el ruido posible para que se oiga desde dentro y además no hacer ningún tipo de consumición en la ciudad castellana llevando desde Gijón todo lo necesario para comer y beber durante su estancia.