La Policía tiene que acudir a la ciudad deportiva del Betis tras producirse incidentes con los aficionados

SEVILLA, 11 (EUROPA PRESS)

Efectivos de la Policía Local se han tenido que desplazar a la Ciudad Deportiva del Betis, después de que en torno a medio centenar de aficionados hayan protagonizados pequeños incidentes contra los jugadores, entre los que cabe destacar el lanzamiento de huevos hacia el interior y a la fachada de las instalaciones.

El plantel que dirige José María Nogués se ha entrenado hoy a puerta cerrada en la ciudad deportiva, aunque ello no ha evitado que los hinchas en cuestión, tras comprobar que no podían asistir al entreno, golpeen la puerta del recinto y efectúen el referido lanzamiento de huevos.

De este modo, muestran su malestar, ante la deriva del equipo, que ha perdido sus cuatro últimos partidos y sigue a sólo tres puntos del descenso, en una situación de tensión creciente, a la espera de lo que suceda en el partido del domingo contra el Almería, que los heliopolitanos están obligados a vencer si no quieren empeorar su actual situación clasificatoria.

De hecho, a la vuelta de Bilbao en la noche del pasado sábado, algunos aficionados ya protagonizaron altercados cuando los jugadores se dirigían a recoger sus coches, tras la derrota sufrida en el encuentro contra los vascos.

En estos momentos, según confirmaron a Europa Press fuentes de la Policía Nacional, seis dotaciones del Cuerpo, divididas en dos furgones, dos coches-patrulla y dos motocicletas han llegado a situarse en la propia Ciudad Deportiva, mientras que otro vehículo, en este caso de la Policía Local, se quedó en el acceso. Este despliegue se debió a que, en un primer momento, se pudo pensar en que el incidente revestía mayor importancia aunque, finalmente, los ánimos se calmaron y el asunto no llegó a mayores.

Lo único reseñable con posterioridad fue que, ya a la salida de los futbolistas, se han reproducido los lanzamientos de huevos, que han impactado en algunos coches, como los del canterano Arturo García Muñoz, Arzu, y el de Rivera.