Los jugadores brasileños dicen que ganarán en Quito a pesar de las provocaciones

  • Teresópolis (Brasil), 27 mar (EFE).- Los jugadores de la selección brasileña aseguraron hoy que van a ganar en Quito el próximo domingo, a pesar de las provocaciones del seleccionador ecuatoriano, Sixto Vizuete, y de la presión de acumular tres visitas sin victorias.

Teresópolis (Brasil), 27 mar (EFE).- Los jugadores de la selección brasileña aseguraron hoy que van a ganar en Quito el próximo domingo, a pesar de las provocaciones del seleccionador ecuatoriano, Sixto Vizuete, y de la presión de acumular tres visitas sin victorias.

"Pensamos en llegar allá y ganar independientemente de lo que el técnico está hablando. Además, estamos acostumbrados a jugar con presión y público de 90.000 personas", afirmó el centrocampista Felipe Melo, en declaraciones a periodistas antes del último entrenamiento en suelo brasileño antes del viaje a Ecuador.

El jueves, Vizuete afirmó que Paraguay debe de ser un rival "más difícil" que Brasil, debido a las últimas actuaciones de ambos equipos.

El media punta Anderson precisó que "la diferencia" entre el líder de las eliminatorias suramericanas y Brasil, es que este último "tiene cinco estrellas", que le acreditan como campeón de cinco mundiales y Paraguay "no tiene ninguna".

En relación al partido, los jugadores coincidieron en que va a ser difícil, tanto por la altitud como por la calidad del plantel ecuatoriano, y dijeron que Brasil va a necesitar de concentración para evitar que se prorrogue la racha de dos derrotas y un empate, en sus últimos tres partidos de eliminatorias en suelo ecuatoriano.

"Estamos haciendo todo bien para romper la mala racha. Debemos mantener el equilibrio y la calma", comentó Elano, que añadió que Brasil puede encontrar problemas por el hecho de tener apenas un día para adaptarse al clima.

"Si pensamos que va a ser fácil, vamos a salir derrotados", apuntó Felipe Melo.

Una de las mayores dificultades que previsiblemente enfrente Brasil será la casi segura ausencia de Kaká, cuya participación dependía de cómo se encontrase en el entrenamiento de hoy.

El media punta del Milán afirmó que no jugaría si sentía dolor en su pie y, a pesar de que en la víspera se mostrase casi recuperado, hoy se entrenó a parte de sus compañeros, sin tocar balón.