Los suplentes del Barcelona sucumben en Mallorca (2-1) en el día del pasillo

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El FC Barcelona, plagado de suplentes tras conquistar ayer su decimonovena Liga, sucumbió hoy en su visita al Mallorca (2-1) en un partido sin apenas tensión competitiva que Gregorio Manzano aprovechó para dar una alegría a la afición local y Guardiola para hacer jugar hasta a cinco jugadores del filial.

El partido enfrentaba a dos rivales con los objetivos cumplidos: la salvación para los locales y el títulos para los visitantes. El ambiente festivo comenzó en los prolegómenos, con la entrega de la insignia del Mallorca a Héctor Cúper y el pasillo local al equipo campeón, algo desvirtuado porque solo Alves, Abidal y el hoy capitán Eto'o son fijos de Guardiola.

El técnico azulgrana revolucionó la convocatoria tras certificar anoche el doblete y se dejó en casa a Messi, Xavi, Puyol, Piqué, Busquets y Touré Yaya. El Barcelona saltó al Ono Estadi irreconocible desde la portería, con el canterano Oier, que pudo hacer algo más en el gol de falta de Arango y nada en el de Cleber Santana de cabeza. La otra sorpresa era Xavi Torres, capitán del filial y mediocentro de potencia.

De esta forma, solo empezó el partido un futuro titular en la final de la 'Champions' Eto'o. El camerunés atrapó todo el protagonismo del encuentro como suele ocurrir cuando retorna a su querida Mallorca y tardó apenas diez minutos en adelantar a su equipo rematando de cabeza un gran centro de Bojan.

Sin embargo, al africano le afectó la lucha por el 'pichichi' que mantiene con Diego Forlán, igual que en 2005, cuando lo conquistó el uruguayo. Ofuscado, Eto'o falló cinco ocasiones claras y estrelló dos balones en los palos en el descuento del partido, el segundo marrando un penalti que él mismo había provocado.

Tanto error lo aprovechó el Mallorca, que combinó titulares y suplentes para remontar acelerando la maquinaria apenas diez minutos, durante el ecuador de la segunda parte. Arango y Cleber batieron al joven Oier haciendo nulo el esfuerzo final de los hombres de Guardiola, que hizo debutar al prometedor Thiago Alcantara, hizo del ex mediocentro del Celta Mazinho.

Con la 'Champions' en la cabeza, la única motivación azulgrana en las dos últimas jornadas (Osasuna y Deportivo) es superar el récord histórico de goles en Liga. El Barcelona suma 104 tantos por 107 del Real Madrid de John Benjamin Toshack en la temporada 89/90.