Maresca (Sevilla) niega que criticara a Jiménez: "No quise hacer daño y no veo de qué arrepentirme"

SEVILLA, 16 (EUROPA PRESS)

El centrocampista del Sevilla Enzo Maresca comentó hoy que las declaraciones que efectuara a comienzos de año en las que parecía cuestionar al técnico, Manolo Jiménez, no tenían tal intención sino que, al contrario, en su ánimo no estuvo en ningún momento hacer "daño".

Maresca realizó unas polémicas manifestaciones tras el partido contra el Racing de Santander, en las que pareció poner en tela de juicio el trabajo de Jiménez al frente del plantel blanquirrojo aunque, según él, todo se sacó de contexto.

"Sólo me sentiría arrepentido si hubiese hecho daño intencionadamente a alguien. Sé que al final todo ha traído consecuencias, pero no era mi intención. Hubo varias cosas aquel día que yo las dije para mejorar en el equipo y que, sin embargo, se pusieron como ataques", precisó.

Por lo tanto, el italiano pretende dejar claro de una vez cuál era el auténtico sentido de sus palabras. "Dije que el Sevilla salía más a ver cómo jugaba el contrario, pero --apuntó a los informadores--, si me dais la oportunidad para aclararlo, diría que la intención de preocuparse de los demás era de nosotros como equipo. Hay veces que nos preocupamos mucho de los demás, pero yo no lo dije como un ataque al 'mister'", aclaró.

Por lo tanto, el centrocampista prefiere centrarse en el presente y pasar ya, definitivamente, página de aquel asunto que, sin embargo, ha marcado, en lo personal, la actual temporada para el futbolista. "Hablar de algo que paso hace dos meses me parece un poco sin sentido. Entiendo vuestra intención, aunque espero que todo acabe aquí", espetó.

Igualmente, Maresca aludió a su rendimiento en el presente curso, que está lejos de ser el esperado. "Yo trabajo todos los días, si antes trabajaba al cien por cien, ahora lo hago al 120. Para mí, ha sido uno objetivo trabajar todos los días bien, no bajar los brazos y si el 'mister' ha hablado de mí bien es por algo", apuntó.

Y, como quiera que el pasado domingo jugó de inicio ante el Getafe, aunque no era lo más previsible, el italiano negó que tal hecho respondiera a una especie de 'premio de consolación' por parte de Jiménez, tras su anterior ostracismo.

"No creo que se me regalara mi titularidad, porque en el fútbol no se le da nada a nadie. Simplemente ha sido porque me he portado bien y el entrenador me ha visto trabajar. Trabajo todos los días por lo que es la afición. Este es mi cuarto año aquí y, quitando los últimos meses, que lo he pasado un poquito mal, me han regalado mucha felicidad", indicó.

Por último, el transalpino habló acerca de su posible futuro profesional. "Desde septiembre-octubre ha cambiado mi situación personal, y mi intención es quedarme aquí, pero, como en todo, siempre deciden dos. Es como un matrimonio de tres: el club, mister y yo que, por mi parte, me quiero quedar aquí", sentenció.