Messi destroza la táctica de Guardiola con un 'hat-trick' y somete al City


  • El argentino aprovechó un error de Fernandinho para hacer el 1-0 en una primera parte en la que el City fue de menos a más y gozó de ocasiones.

  • La expulsión de Bravo desniveló el partido. Messi anotó dos goles más a Caballero y Neymar enmendó el error de su penalti fallado con un eslalon espectacular (4-0). 

Messi celebra uno de sus tres goles.

Messi celebra uno de sus tres goles. Getty Images.

Los regresos de Guardiola al Camp Nou siempre funcionan del mismo modo. Expectación, mucho respeto por el juego de su equipo, dudas sobre quién va a ganar la posesión, y al final, Messi. Como en el 3-0 ante el Bayern, el argentino se echó el equipo a la espalda para tirar abajo cualquier conjetura táctica. Un 'hat-trick' y un penalti forzado que dejaron al City como si en el banquillo no estuviese Guardiola, y sí un Pellegrini habituado a perder en el Camp Nou.

No se pueden regalar goles a Messi

El Barcelona con Mascherano de lateral derecho y el City con Agüero en el banquillo. Cómo se notó que en los banquillos estaban dos apasionados de la táctica que se fundieron en un abrazo en el túnel de vestuarios antes de saltar al terreno de juego. 

El respeto que se mostraron Luis Enrique y Pep Guardiola se plasmó en el césped entre los dos equipos. El City dejó claro desde el inicio que quería la pelota, una circunstancia a la que no está habituado el Barcelona, y ante la que los locales se encontraron un poco perdidos.

Si bien es cierto, las salidas al contragolpe de la 'MSN' consiguieron llevar más peligro que toda la posesión del conjunto inglés. 

El Barcelona, que sufrió un primer contratiempo cuando antes de los 10 minutos Digne sustituyó al lesionado Jordi Alba, se encomendó al único futbolista que no responde ante tácticas.

'Fue lo que 'dios' quiso', que diría un célebre cartel promocional del Leganés - Barça. El argentino buscaba una pared con Iniesta pero rechazó un defensa. La mala fortuna hizo resbalarse a Fernandinho, y ahí Messi, fue letal.

Regateó a su excompañero de equipo Bravo con suma tranquilidad para hacer el 1-0 y hacer revivir a Guardiola viejos fantasmas del pasado.

Messi y el regate a Bravo. Messi y el regate a Bravo.

Messi y el regate a Bravo. Getty Images.

Una vez más, en un duelo de ajedrez, el factor diferencial fue Messi. El gol dio alas a un Barcelona que tuvo el 2-0 en un cabezazo de Rakitic. Sin embargo, como les suele pasar a los de Luis Enrique este curso, la irregularidad permitió al City crecer, y mucho.

Ter Stegen no tenía delante a Agüero, al que paró un penalti en 2015, pero sacó su mejor versión ante Nolito y Gundogan

El español probó fortuna en una posición escorada antes de que el alemán se regatease a dos futbolistas para poner el cuero en el segundo palo. Allí apareció la mano salvadora de Ter Stegen.

Al descanso permaneció el 1-0 de milagro porque la cabeza de Stones así lo quiso. El central, petición expresa de Guardiola este verano, remató solo en el segundo palo al zafarse de un marcaje pasivo de Suárez. Los ingleses cantaron el gol. No lo fue por centímetros.

El peor Bravo decanta la balanza

El City comenzó la segunda mitad como terminó la primera pero Guardiola no se atrevió a dar entrada al Kun Agüero.

Mascherano evitó el remate de Nolito en el segundo palo y más tarde Ter Stegen retuvo el centro de un activo De Bruyne.

Sin embargo, cuando mejor estaban los ingleses, Bravo se vistió de la peor versión de Ter Stegen y se autoexpulsó. 

Un mal despeje le dio al balón a Luis Suárez con el portero cinco metros fuera de su área. El chileno sabía que la pelota del uruguayo iba para dentro y sacó las manos. La expulsión no tuvo discusión y Bravo se fue ovacionado por la que fue su afición hasta hace unos meses. 

Para más inri, Guardiola perdió a Zabaleta por lesión en una acción paralela. El argentino prácticamente no podía apoyar el pie. 

Con dos cambios realizados, la posibilidad de que Agüero entrase al terreno de juego era mínima, y más instantes después. Messi lo hizo fácil y en el primer tiro a puerta a Caballero, el 2-0 subió al electrónico

Guardiola se lamenta en el banquillo de los errores de su equipo. Guardiola se lamenta en el banquillo de los errores de su equipo.

Guardiola se lamenta en el banquillo de los errores de su equipo. Getty Images.

El City estaba deshecho. Gundogan, uno de sus mejores hombres, también perdió la concentración. El centrocampista dio un pase sin sentido atrás. Allí apareció Suárez. El '9' podía tirar, pero prefirió regalar el 'hat-trick' a Leo Messi

El argentino es muy agradecido con los errores de los rivales. No falla una y volvió a amargar una tarde de Champions a Guardiola. El que fuera su ángel de la guarda ya es la peor pesadilla de Guardiola.

El técnico azulgrana agotó naves sacando a Agüero a falta de 10 minutos. Ni siquiera la expulsión de Mathieu dio alas a los de Pep. El pescado estaba vendido y el City, sentenciado.

Messi todavía se permitió forzar un penalti, dejárselo a Neymar, ver cómo lo fallaba, y esperar un minuto para que el brasileño se redimiese con une eslalon que finalizó en golazo que supuso el 4-0

Cuarto partido consecutivo sin ganar de los de Guardiola entre Premier y Champions. Los errores en defemsa condenaron a los ingleses. Se jugarán la segunda plaza del grupo con Monchengladbach y Celtic.  

Follow @Dmarinorr