Osasuna anhela salir airoso una vez más de sus coqueteos con el descenso

  • Pamplona, 25 may (EFE).- Osasuna se enfrenta el domingo al examen definitivo de la Liga 2008/09, en la que, como ha acostumbrado a sus aficionados en su última etapa en Primera, desde al ascenso en el año 2000, ha dejado el desenlace de la temporada para el instante final, aunque depende de sí mismo frente al Real Madrid.

Osasuna anhela salir airoso una vez más de sus coqueteos con el descenso

Osasuna anhela salir airoso una vez más de sus coqueteos con el descenso

Pamplona, 25 may (EFE).- Osasuna se enfrenta el domingo al examen definitivo de la Liga 2008/09, en la que, como ha acostumbrado a sus aficionados en su última etapa en Primera, desde al ascenso en el año 2000, ha dejado el desenlace de la temporada para el instante final, aunque depende de sí mismo frente al Real Madrid.

De las nueve temporadas consecutivas en la máxima categoría en la última trayectoria del equipo navarro, en seis de ellas, incluida la actual, la tensión sobre la resolución del campeonato se alargado hasta los últimos partidos.

Obviamente, ésta es la realidad de Osasuna en virtud de su presupuesto, uno de los más modestos de la categoría, y quizá al asumir su condición de modesto y por la tradicional unión en el vestuario, los 'rojillos' se han sabido mover 'como pez en el agua' sobre aguas turbulentas.

Sólo en tres de estas nueve últimas temporadas, las tres últimas de las cuatro del mexicano Javier Aguirre, Osasuna disfrutó de temporadas tranquilas en Liga, aunque el desmantelamiento de esta plantilla devolvió al club a su tradicional sufrimiento.

En la primera temporada en la máxima categoría desde el último ascenso, la 2000/01, el equipo de Miguel Ángel Lotina se salvó en la última jornada, después de ganar en Anoeta a una 'relajadísima' Real Sociedad.

En aquel final de Liga, Osasuna, al contrario que el próximo domingo, no dependía de sí mismo, pero se benefició de la derrota del Oviedo. Los 'rojillos' se salvaron con 42 puntos y bajaron Oviedo, Racing y Numancia.

Un año después, en la temporada 2001/02, también con Lotina en el banquillo, la permanencia llegó en la penúltima jornada, con un empate en San Mamés, lo que le permitió llegar a los 42 puntos y situarse por encima de los descendidos Las Palmas, Tenerife y Zaragoza.

El primer año de Aguirre también estuvo cargado de incertidumbre hasta el final. Si en los años anteriores la salvación se consiguió en la última y penúltima jornadas, en la campaña 2002/03 la permanencia llegó en la antepenúltima jornada, tras ganar en Valladolid.

Osasuna acabó entonces con 47 puntos después de vencer al Alavés y al Racing, mientras que bajaron a Segunda Recreativo, Alavés y el Rayo Vallecano.

Las siguientes tres temporadas, con Aguirre en el banquillo, fueron tranquilas para los aficionados osasunistas. En la 2003/04, el equipo pamplonés ató la permanencia en la vigésima novena jornada, pero cerró la temporada con seis derrotas, incluida la de la bronca en Sevilla, para acabar con 48 puntos tras dejar escapar la UEFA. Bajaron Valladolid, Celta y Murcia.

La temporada 2004/05 será recordada por la histórica final de la Copa del Rey, lo que le abrió las puertas de la UEFA. En Liga, aseguró la permanencia a falta de seis jornadas para la conclusión y finalizó con 46 puntos, mientras que descendieron Levante, Numancia y Albacete.

Aguirre se despidió de Osasuna con la mejor temporada de la historia del club, la 2005/06, en la que no sólo no tuvo problemas de permanencia (algo que aseguró en una primera vuelta de ensueño con incluso tres jornadas como líder), sino que conquistó la cuarta plaza para clasificarse para la previa de la Liga de Campeones.

Los 'rojillos' se dispararon hasta los 68 puntos en una temporada en la que descendieron el Alavés, Cádiz y el Málaga.

El técnico navarro José Ángel Ziganda tomó el relevo de Aguirre en el banquillo osasunista y, en su debut como entrenador en categoría profesional, en la temporada 2006/07, consiguió meter al equipo en las semifinales de la Copa de la UEFA.

En Liga, aunque la permanencia no se aseguró de forma matemática hasta la antepenúltima jornada, con el triunfo frente a la Real Sociedad, no hubo peligro real de descenso por el amplio margen respecto a los rivales directos. Osasuna acabó con 46 puntos y bajaron el Celta, la Real Sociedad y el Nástic.

En la pasada temporada, la 2007/08, Ziganda tuvo que lidiar con la profunda remodelación de la plantilla y volvieron los problemas, ya que, aunque tenía prácticamente hecha la salvación a falta de 6 jornadas, dejó la permanencia para una agónica última jornada pese a perder en Santander. Osasuna logró 43 puntos y descendieron el Zaragoza, Murcia y el Levante.

Una vez más, Osasuna se la jugará en la última jornada. José Antonio Camacho, que sustituyó a Ziganda tras la sexta jornada, tiene un su mano llevar a la permanencia a Osasuna el domingo si el equipo navarro gana al Real Madrid en Pamplona.