Pablo: "No demostramos actitud ni que quisiéramos ganar"

  • Majadahonda (Madrid), 24 abr (EFE).- Pablo Ibáñez, defensa del Atlético de Madrid, admitió hoy que el equipo rojiblanco completó en Santander (5-1) su "peor partido" en las cinco temporadas que lleva en el club, reconoció que su conjunto no demostró actitud ni querer ganar y declaró que si no vencen al Sporting de Gijón demostrarían que no son jugadores "válidos" para entrar en Liga de Campeones.

Majadahonda (Madrid), 24 abr (EFE).- Pablo Ibáñez, defensa del Atlético de Madrid, admitió hoy que el equipo rojiblanco completó en Santander (5-1) su "peor partido" en las cinco temporadas que lleva en el club, reconoció que su conjunto no demostró actitud ni querer ganar y declaró que si no vencen al Sporting de Gijón demostrarían que no son jugadores "válidos" para entrar en Liga de Campeones.

El central no encuentra "ninguna explicación" al 5-1: "No hay ninguna excusa para el bajo rendimiento pero hay que intentar ser positivos. Nos quedan seis partidos, lo tenemos bastante difícil, pero tenemos que luchar hasta el último momento, dar la cara ahora más que nunca, estar todos juntos y admitir todo tipo de críticas".

"Tenemos el siguiente partido cerca, mejor para nosotros, porque debemos demostrar que somos jugadores de fútbol y tenemos nuestro orgullo", continuó Pablo, que recalcó que el encuentro de su equipo en Santander fue, "sin duda alguna, el peor" partido del conjunto rojiblanco desde que está en el club.

Incluso, por encima del 6-1 o el 0-6 encajados ante el Barcelona. "El Barça te mete seis y te puede meter incluso más, pero es el Barça y juega mucho mejor que nosotros, pero esta situación es la primera que la veo en un terreno de juego estando con esta camiseta", valoró.

El Atlético, según él, está en una situación "bastante difícil". "Puedes perder con el Racing, pero con otra actitud y de otra forma. Si te mete cinco el Racing, algo va mal. Tenemos tres días para cambiar este bajón del equipo y a ver si podemos conseguir ganar al Sporting y el siguiente partido al Betis", explicó.

"Juego no hicimos nada y actitud sinceramente no demostramos ayer en Santander. Con 2-0 y 3-0 bajamos los brazos y acabó el partido. No demostramos que quisiéramos ganar", agregó el futbolista, que admitió: "Ya en los primeros minutos no conseguíamos ganar ninguna disputa. Era raro y al final pasó lo que tuvo que pasar".

"Tampoco el Racing, no quiero decir con ello que no fuera mejor que nosotros porque lo fue en todos los aspectos, pero tampoco tuvo ocasiones, como el día del Barcelona, que nos meten seis y te dan un baño. El Racing, a balón parado, fue muy superior a nosotros y lo pagamos", aseguró.

De esa forma llegaron los dos primeros goles, una situación que ha entrenado el conjunto rojiblanco durante los últimos meses. "Vemos vídeos, pero en el partido fueron infinitamente superiores y nos ganaron en casi todas las acciones. Es un problema más de concentración y orgullo propio que de otra cosa", comentó.

Esa derrota ha dejado al vestuario, según explicó, "bastante dolido". "Pero debemos de ser positivos. Tenemos seis finales, 18 puntos, los rivales tienen un calendario complicado, que les va a costar sumar todos los puntos, y nosotros también lo tenemos difícil, porque no nos podemos confiar con ningún rival", declaró.

"Pero tenemos en tres días una buena ocasión para reivindicar que somos jugadores de 'Champions'. Si no conseguimos ganar al Sporting, demostraríamos que no somos válidos para estar ahí", añadió Pablo, consciente de que está "muy difícil" la lucha por la Liga de Campeones para el Atlético de Madrid, aunque apeló "al orgullo", a la "personalidad" y a las "agallas" para salir de esta situación.

"Y todavía lo tenemos en nuestros manos. Aún podemos arreglar la situación", continuó el central, que consideró que la plantilla no tiene "miedo ninguno" a la reacción de la afición del Vicente Calderón en el partido del próximo domingo, después del 5-1 encajado en Santander.

"Hay que respetar las críticas de los aficionados. Es normal. Debemos tener personalidad y orgullo suficiente para admitir eso, jugar bien y demostrar que somos jugadores válidos y que tenemos que estar en 'Champions'. Así se demuestra al Calderón que, corriendo, con personalidad y con ganas de ganar de verdad, debemos estar ahí. Con eso imagino que la gente, si ganamos, se irá contenta a casa. Con la situación del otro día todos nos vamos muy dolidos y con una herida abierta tremenda", afirmó.

Tampoco buscó excusas en las informaciones surgidas en los medios de comunicación en torno a fichajes y salidas para la próxima campaña. "En un club grande siempre se quieren fichar a muchos jugadores y vender a otros. Eso es normal y esa situación debe estar superada para nosotros. No tiene que ser una excusa", concluyó.