Piqué dice que no olvidan que "el Espanyol nos hizo perder una Liga"

  • Sant Joan Despí (Barcelona), 19 feb (EFE).- Pocos jugadores del Barcelona viven con tanto entusiasmo un derbi ante el Espanyol como Gerard Piqué (2-2-1987). Curtido futbolísticamente en cientos de derbis del fútbol base, el central azulgrana recuerda que su equipo guarda una cuenta pendiente con el rival ciudadano: "no olvidamos que perdimos una Liga porque el Espanyol empató en el Camp Nou y además lo celebró", explica en una entrevista a la Agencia EFE.

Piqué dice que no olvidan que "el Espanyol nos hizo perder una Liga"

Piqué dice que no olvidan que "el Espanyol nos hizo perder una Liga"

Sant Joan Despí (Barcelona), 19 feb (EFE).- Pocos jugadores del Barcelona viven con tanto entusiasmo un derbi ante el Espanyol como Gerard Piqué (2-2-1987). Curtido futbolísticamente en cientos de derbis del fútbol base, el central azulgrana recuerda que su equipo guarda una cuenta pendiente con el rival ciudadano: "no olvidamos que perdimos una Liga porque el Espanyol empató en el Camp Nou y además lo celebró", explica en una entrevista a la Agencia EFE.

Barcelonista desde la cuna (su abuelo, Amador Bernabéu, fue directivo del club), Piqué rescata el viejo aroma del derbi. Aunque el partido del sábado presenta las mayores diferencias de la historia (42 puntos les separan), Piqué tiene claro que el Barça debe "ganar porque nos toca y luchamos por la Liga. Y si luego eso hace que el Espanyol tenga que bajar a Segunda, no es asunto nuestro".

Hace dos temporadas, el Espanyol arrancó un empate en el Camp Nou con dos goles de Tamudo (2-2). Era la penúltima jornada de Liga y el resultado dejaba al equipo azulgrana noqueado y obligado a un milagro para ganar el título. Muchos barcelonistas tienen presente aún aquel partido. Entre ellos, Piqué, por entonces en el Zaragoza.

"El Espanyol, hace dos años, hizo perder una Liga al Barça empatando en el Camp Nou y estaban muy contentos celebrando los goles. Si bajan a Segunda, me dará absolutamente igual", admite a dos días del derbi.

Aunque cree que el Barcelona no debe jugar el sábado con ánimos de venganza, Piqué matiza que su equipo perdió aquella Liga "por errores propios, pero también por aquel empate" y que la celebración del Espanyol "fue, sobre todo, porque el Barcelona no iba a ganar la Liga".

Sin embargo, el último precedente entre ambos se saldó con un ajustado 3-2, en la Copa. "Somos líderes y ellos, colistas. Pero en la Copa quedó claro que puede pasar cualquier cosa, y ellos pueden sacar algo positivo" del Camp Nou, por más que el ambiente que rodea al Espanyol esté teñido de pesimismo.

"Lógico. Van últimos, y cuando las cosas van mal, salen algunos trapos sucios y eso empeora las cosas", valora Piqué.

Repescado del Manchester el pasado verano por cinco millones de euros, Piqué se ha adaptado con solvencia al 'proyecto Guardiola'. Entre otras razones, "porque desde pequeño me han enseñado a jugar la pelota desde atrás". También porque forma parte "de un equipo ganador, y yo siempre me he considerado un ganador".

Para Piqué, el Barça ha sabido "asimilar muy rápido" las ideas de su entrenador. "Quizá nos costó al principio, pero luego, el equipo ha sabido exponer estas ideas en el campo". Los resultados están a la vista: "estamos haciendo una temporada fenomenal. Empatamos en el campo del Betis y vistos nuestros resultados anteriores, parece un mal resultado, pero yo creo que fue meritorio. Seguiremos así, con nuestro fútbol, nuestro estilo. Así nos va bien".

Protagonista de una gran progresión futbolística, el crecimiento de Piqué no se explica sin su paso por el Manchester United (2004-08, con una temporada de cesión al Zaragoza). "Me independicé, aprendí a arreglármelas solo. Y futbolísticamente, Inglaterra te aporta cosas que te ayudan a ser mejor jugador", sostiene.

Del vestuario de Old Trafford le sorprendieron las jerarquías. "Se notan mucho más. Gente como Giggs, Scholes, Neville, mantienen la distancia con los novatos. Tienes relación con ellos, pero no es lo mismo. Aquí, con Xavi, Puyol y compañía, es una relación más normal y lógica".

En marzo de 2008 ya supo que abandonaría el United. "La cosa no podía seguir así", recuerda. Su presencia en el equipo era testimonial. Surgió el interés del Barça. "Entonces, le dije a mi representante que no mirase otra cosa. Si llamaba el Barça, lo demás no interesaba. Era lo que siempre había soñado".

Se convirtió en un caso curioso, un canterano que vuelve a casa. "Ser canterano tiene cosas positivas. Conoces la casa, las pautas de juego y la filosofía. Pero a veces parece que tienes que sentir más los colores, y eso genera una presión incómoda", reflexiona.

Convencido de que el Barcelona es "el gran favorito" para obtener el título de Liga, Piqué considera normal que el Real Madrid se vea capaz de remontar. "Sólo nos han recortado puntos en dos jornadas, así que es lógico que cuando ocurre, se sientan esperanzados. Pero la Liga depende de nosotros. Si seguimos en esta línea, es complicado que nos alcancen", ha dicho.

Admirador de Fernando Hierro -"era del Madrid, pero un gran central"-, Piqué debutó hace poco más de una semana con la selección. "Todo fue muy rápido, la convocatoria y el debut. Fue una experiencia bonita y me encontré muy tranquilo, aunque allí, como en el Barça, notas la presión de tener que ganar siempre".

Con 22 años, Piqué aún espera mejorar -"a pegarle igual con las dos piernas, a ir mejor en el juego aéreo, a ser más duro atrás y a saber en qué momento del partido puedes hacer una cosa u otra"- y sobre todo, "lograr el reto más importante a nivel colectivo, ganar títulos".