Preciado está "deseando" que acabe la temporada por "la salud de la gente"

  • Gijón, 17 may (EFE).- El entrenador del Sporting, Manolo Preciado, está deseando que acabe la temporada "sobre todo por la salud de la gente", y reconoció hoy tras la victoria sobre el Málaga (2-1), que ya no se acordaba de cuándo fue la última victoria de su equipo.

Gijón, 17 may (EFE).- El entrenador del Sporting, Manolo Preciado, está deseando que acabe la temporada "sobre todo por la salud de la gente", y reconoció hoy tras la victoria sobre el Málaga (2-1), que ya no se acordaba de cuándo fue la última victoria de su equipo.

Para Preciado, el Sporting "vuelve a depender de sí mismo y quedan otras dos finales" así que, ha afirmado, "lo que hay que hacer es seguir trabajando con los cinco sentidos para lograr la primera en Valladolid", partido al que se espera un desplazamiento de masivo de seguidores "y si hay alguien que no tenga dinero para ir que me lo pida", comentó el técnico.

Preciado comentó que, con el empate a uno en el descanso, llegó a pensar incluso en dejar el fútbol porque "volvíamos a encajar un gol en la única oportunidad del rival".

El entrenador rojiblanco destacó la "actitud" de su equipo y reconoció que "el equipo estaba tocado porque se jugaba bien y no había premio para el esfuerzo realizado".

Preciado reiteró su opinión de que "no hay ningún equipo muerto y sino que se lo pregunten al Numancia así que en estas dos jornadas pueden pasar muchas cosas porque cada vez queda menos pero nadie tira la toalla".

El técnico cántabro del Sporting dio hoy la oportunidad de jugar a Kike Mateo y éste respondió con una gran actuación.

"Nadie dudaba de su entrega pero también tuvo mucho acierto a pesar de que llevaba mucho tiempo sin jugar, es un ejemplo para el resto de sus compañeros", ha señalado.

Por su parte, el entrenador del Málaga, Antonio Tapia, considera que el principal problema de su equipo fue que estuvieron "muy imprecisos en las jugadas tácticas e incluso en muchos pases y aunque los jugadores siempre dieron la cara no pudo ser".

Para Tapia, "la segunda parte fue un toma y daca pero tuvimos mala suerte al encajar un gol en propia puerta y al final resultó decisivo", y aseguró que, más que la posibilidad de jugar la UEFA, lo que le preocupa "es cómo juega el equipo y hoy no se jugó bien, así que hay que trabajar para que esto no se repita".

El entrenador malaguista considera que "el Sporting está jugando muy condicionado por la clasificación, que afecta sin lugar a dudas a la mente de los futbolistas".

Tapia reconoció que "el público dio al Sporting el plus necesario para que ganase este partido".