Prohíben a barras bravas entrar en un estadio tras una gresca que dejó once heridos en Colombia

  • Bogotá, 7 may (EFE).- Las barras bravas de los equipos colombianos Deportivo Cali y América no podrán volver al estadio Pascual Guerrero, anunciaron hoy las autoridades tras los violentos disturbios en ese escenario futbolístico que dejaron, al menos, once heridos, seis de ellos policías, y cuantiosos daños materiales.

Prohíben a barras bravas entrar en un estadio tras una gresca que dejó once heridos en Colombia

Prohíben a barras bravas entrar en un estadio tras una gresca que dejó once heridos en Colombia

Bogotá, 7 may (EFE).- Las barras bravas de los equipos colombianos Deportivo Cali y América no podrán volver al estadio Pascual Guerrero, anunciaron hoy las autoridades tras los violentos disturbios en ese escenario futbolístico que dejaron, al menos, once heridos, seis de ellos policías, y cuantiosos daños materiales.

Los seguidores del 'Frente Radical Verdiblanco', del Cali, y del 'Barón Rojo', del América, derribaron las mallas, ingresaron a la cancha y se enfrentaron en una batalla campal durante el clásico regional disputado anoche en cumplimiento de la llamada Copa Colombia, liga paralela al Torneo Apertura.

Los enfrentamientos dejaron a un menor de 16 años grave tras recibir una puñalada en el tórax.

El anuncio que impide el ingreso de los fanáticos que militan en estas barras organizadas fue hecho por Jorge Iván Ospina, el alcalde de Cali, ciudad del suroeste colombiano.

Añadió Ospina que su administración estudia también la posibilidad de establecer un empadronamiento de los aficionados de los dos equipos.

En la 'batalla campal' registrada en las tribunas y la misma cancha del estadio decenas de integrantes de esas barras bravas emplearon cuchillos y garrotes.

Los futbolistas tuvieron que buscar refugio en sus camerinos.

Ospina dijo que los miembros de esas barras posiblemente tendrán que portar en el futuro un carné que facilite la identificación de las autoridades destacadas en el estadio.

Asimismo, advirtió que en caso de reincidir en disturbios, será prohibida, de manera definitiva, su ingreso al escenario deportivo.

En forma simultánea a los enfrentamientos, que ocuparon a la policía, otros ultras destruyeron baños del estadio.

"A las tribunas norte y sur sólo podrán ingresar mujeres, adultos mayores de 50 años y niños", precisó el alcalde.

Añadió que, "muy a pesar de los acuerdos que se hacen con ellos se cometen nuevamente actos vandálicos e ilícitos".

Los disturbios se iniciaron cuando un seguidor del Deportivo Cali intentó hacerse con una bandera del América, lo que provocó la ira de decenas de seguidores del "Barón Rojo".

El comandante de la Policía de Cali, general Gustavo Adolfo Ricaurte, presentó a periodistas al inductor de los disturbios, un joven de 21 años, identificado como Edison Enrique Cardona.

El alto oficial señaló que el aficionado, con antecedentes similares, "había hecho promesas de buen comportamiento en el estadio" y agregó que "al haber incumplido está arrepentido".