Segunda visita del Barcelona al Allianz Arena, el estadio más moderno de Alemania

  • Múnich (Alemania), 13 abr (EFE).- El Barcelona rinde mañana visita al Bayern de Múnich en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones en el Allianz Arena, inaugurado en mayo de 2005, construido en menos de tres años con un coste de 340 millones de euros en el barrio de Fröttmaning y que ya forma parte del perfil de la ciudad de Múnich.

Segunda visita del Barcelona al Allianz Arena, el estadio más moderno de Alemania

Segunda visita del Barcelona al Allianz Arena, el estadio más moderno de Alemania

Múnich (Alemania), 13 abr (EFE).- El Barcelona rinde mañana visita al Bayern de Múnich en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones en el Allianz Arena, inaugurado en mayo de 2005, construido en menos de tres años con un coste de 340 millones de euros en el barrio de Fröttmaning y que ya forma parte del perfil de la ciudad de Múnich.

Será la segunda visita del Barcelona al estadio más moderno de Alemania y uno de los más completos y mejor equipados del fútbol europeo. El 15 de agosto de 2007, el equipo azulgrana jugó un amistoso en el Allianz Arena ante el Bayern. Con un gol de Messi en el minuto 85, el Barça ganó el partido (0-1).

La historia del Allianz Arena (cuyo nombre se transforma simplemente en el de Fútbol Arena de Múnich en competición europea por exigencias de la UEFA) arranca en 1997, cuando la idea de construir un nuevo estadio para la ciudad comenzó a tomar forma. En enero de 2001, los responsables de los dos equipos de Múnich, Bayern y Múnich TSV 1860, firmaron un acuerdo para impulsar el nuevo recinto.

En octubre de 2001 se llevó a cabo un curioso referéndum en la ciudad para someter a votación la idoneidad de construir el estadio. El 65,8 por ciento de los habitantes aprobaron la idea. El proyecto fue encargado a los arquitectos suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron.

Un año después se colocó la primera piedra, prólogo de una construcción que en tiempo récord levantó un estadio con capacidad para 69.900 espectadores.

Conocido como el 'bote inflable', la seña de identidad más característica del Allianz son los 2.874 paneles romboidales de etileno tetrafluoretileno (ETFE) capaces de iluminarse de color blanco, rojo o azul, en función del equipo que actúe como local, con una permeabilidad solar del 95 por ciento y con un avanzado sistema de autolimpieza.

El estadio acoge un centro comercial, dos restaurantes, una sala de conferencias, una guardería y diez vestuarios (cuatro para jugadores, cuatro para entrenadores y dos para árbitros), entre otras instalaciones. El terreno de juego mide 68x105 metros.

El Bayern de Múnich es actualmente el único gestor del estadio, después de comprar por 11 millones de euros el 50 por ciento de la empresa gestora que compartía con el Múnich 1860.

En 2004, un año antes de su estreno oficial, el Allianz Arena fue reconocido como el edificio mejor preparado contra los incendios de toda Alemania.

Cuatro años después de su inauguración, el estadio bávaro se ha convertido en un icono de la ciudad de Múnich y en uno de los diez lugares de interés más visitados por los turistas en Alemania.