Seis de los vuelos charter a Roma han salido con hasta tres horas de retraso

  • Barcelona, 27 may (EFE).- Seis de los 64 vuelos charter que han fletado los aficionados del Fútbol Club Barcelona para ver la final de la Liga de Campeones en Roma han salido con entre dos y tres horas de retraso del aeropuerto de El Prat (Barcelona), según ha informado hoy el citado aeropuerto.

Barcelona, 27 may (EFE).- Seis de los 64 vuelos charter que han fletado los aficionados del Fútbol Club Barcelona para ver la final de la Liga de Campeones en Roma han salido con entre dos y tres horas de retraso del aeropuerto de El Prat (Barcelona), según ha informado hoy el citado aeropuerto.

Dichas fuentes han aclarado que los retrasos se han debido a problemas en los aeropuertos de origen y que "el operativo del aeropuerto de El Prat ha funcionado según lo previsto".

Cinco de estos vuelos habían sido fletados por el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) y procedían de Fráncfort, donde el mal tiempo ha obligado a los aviones a retrasar su salida hacia Barcelona, donde han hecho escala antes de llegar a Roma.

El sexto avión era una aeronave de Iberworld que ha llegado a El Prat con dos horas de retraso "por otro tipo de problemas en origen".

El último de los 65 charters ha salido de Barcelona a las 14.00 horas y durante la tarde seguirán saliendo vuelos regulares a Roma.

En total, unos 85 aviones tenían previsto salir hoy del aeropuerto de El Prat de Barcelona con destino a los aeropuertos de Fiumicino y Ciampino de Roma.

Fuentes del aeropuerto han informado que unas quince mil personas se desplazan hoy en avión hasta la capital italiana.

Las mismas fuentes han señalado que durante toda la mañana el aeropuerto ha estado repleto de aficionados del Barça con banderas, camisetas y emblemas con los colores del Fútbol Club Barcelona, pero que todos se han comportado correctamente y no han provocado ningún incidente.

Desde el aeropuerto se ha puntualizado que a pesar de la gran afluencia de pasajeros no se han producido colas porque son personas que viajan sin equipaje, con lo puesto, y que sólo tienen que recoger la tarjeta de embarque para pasar a la zona de espera, un proceso que se hace muy rápido.