ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

Tres partidos se disputaron sin público y seis estadios reabrieron en México

  • México, 10 may (EFE).- Los partidos San Luis-Toluca, Jaguares de Chiapas-Cruz Azul y Atlas-Pachuca se disputaron sin público este fin de semana, aunque los hinchas regresaron a otros seis estadios de ciudades de México donde las autoridades consideran que disminuyó el riesgo de contagio con la gripe A, que deja al menos 48 muertos.

Tres partidos se disputaron sin público y seis estadios reabrieron en México

Tres partidos se disputaron sin público y seis estadios reabrieron en México

México, 10 may (EFE).- Los partidos San Luis-Toluca, Jaguares de Chiapas-Cruz Azul y Atlas-Pachuca se disputaron sin público este fin de semana, aunque los hinchas regresaron a otros seis estadios de ciudades de México donde las autoridades consideran que disminuyó el riesgo de contagio con la gripe A, que deja al menos 48 muertos.

San Luis, que junto con Chivas de Guadalajara se retiró la semana pasada de la Copa Libertadores, debido a la negativa del Nacional de Uruguay y el Sao Paulo de Brasil a viajar a México por temor a un contagio, recibió al campeón Toluca a puerta cerrada tras las medidas sanitarias dictadas en el centro y el oeste del país.

El Atlas-Pachuca también se celebró sin público en el estadio Jalisco, de la ciudad de Guadalajara, luego de que las autoridades reportasen la muerte de tres personas con síntomas similares a los de la gripe A en esa región de oeste de México.

Aunque los riesgos de contagio del virus han disminuido y en la populosa Ciudad de México ya se abrieron cines, teatros, gimnasios, estadios y otros establecimientos públicos de recreación, varias autoridades regionales prefirieron posponer la reapertura de centros donde pueda haber aglomeraciones, como los escenarios deportivos.

Los hinchas mexicanos que regresaron este fin de semana a los estadios de fútbol lo hicieron convencidos de que, tras la disminución de los peligros de contagio del virus de la gripe o influenza, es el momento de darlo todo por sus equipos.

"Ni la influenza me separa de tí", rezaba una pancarta en colores azul y oro de la barra de Pumas de la UNAM, cuyos seguidores se cuentan entre los más apasionados de la Liga y lo hicieron notar el domingo en el Estadio Universitario, de la capital del país, donde el equipo recibió a los 'Rayados' del Monterrey.

En los seis escenarios que abrieron este fin de semana los aficionados volvieron a ver de cerca a sus jugadores, entonaron cantos para agasajarlos y muchos promovieron el cumplimiento de las medidas impuestas por las autoridades sanitarias para evitar la expansión del virus.

"Es importante mantener el 'cubre boca' (mascarilla) para alejar el virus, no hay que confiarse", señaló Oscar Molina, integrante de la barra de Pumas, que acudió al estadio con su amigo Charly y ambos fueron creativos para adornar la mascarilla de tela con imágenes del equipo.

Las autoridades ordenaron restricciones en el acceso de los aficionados, que debieron dejar una fila vacía por cada una ocupada en las gradas, se sometieron al control de su temperatura corporal y antes de acceder a los estadios les desinfectaron las manos.

En la práctica fue imposible mantener a los aficionados separados, pero el ambiente fue parecido al de cada domingo de fútbol en México, aunque con menos personas en los estadios, que no debieron exceder el 50 por ciento de sus capacidades, aunque algunos sí lo hicieron.

"La venta ha estado baja, el estadio vacío hace dos semanas y ahora la poca afluencia dañó nuestra economía", explicó a Efe Eduardo Marín, uno de los vendedores de símbolos de los equipos, en las afueras del estadio.

A pesar de las limitaciones, fue un fin de semana en el que los festejos del fútbol compitieron con el del Día de la Madre, que se celebró el domingo, y hubo pasión, sobretodo por parte de los seguidores de Tigres y Necaxa, que protagonizaron la lucha por no descender.

Los dos equipos jugaron mal, pero Necaxa fue el perjudicado al perder (0-1) con América y bajó a Segunda División ante el llanto de algunos de sus aficionados, mientras que Tigres empató 1-1 con Morelia y salvó la categoría.

Aunque las goleadas de Pachuca a Atlas (0-5) y del Toluca al San Luis (5-1) no pudieron ser celebradas, la mayoría de las emociones del fin de semana tuvieron como testigos a los hinchas fieles que han puesto en segundo plano la atención a la influenza que ha ocasionado 47 muertos en el país y han vuelto a la pasión por el fútbol.