Un huracán llamado "Hulk" frente al Atlético de Madrid

  • Lisboa, 10 mar (EFE).- Sinónimo de velocidad y fuerza descomunal, el brasileño Givanildo Vieira de Sousa, "Hulk", es un diamante en bruto que llegó esta temporada a Portugal de puntillas y sólo explotó en su club, el Oporto, cuando aprendió a jugar en equipo.

Hulk dice que Ronaldo es el ídolo en el que se inspira para trabajar todos los días

Hulk dice que Ronaldo es el ídolo en el que se inspira para trabajar todos los días

Un huracán llamado "Hulk" frente al Atlético de Madrid

Un huracán llamado "Hulk" frente al Atlético de Madrid

"Hulk" dice que lograrán "un resultado positivo frente al Atlético Madrid"

"Hulk" dice que lograrán "un resultado positivo frente al Atlético Madrid"

Lisboa, 10 mar (EFE).- Sinónimo de velocidad y fuerza descomunal, el brasileño Givanildo Vieira de Sousa, "Hulk", es un diamante en bruto que llegó esta temporada a Portugal de puntillas y sólo explotó en su club, el Oporto, cuando aprendió a jugar en equipo.

Su irrupción ha convulsionado el mundo del fútbol luso, que no veía un extremo de tan desequilibrante desde la época de Paulo Futre, y ha creado un problema unánime en las defensas contrarias: cómo detener su regate imparable y su potencia extraordinaria.

"Hay que evitar que reciba el balón con espacio, si no, es mortal. El defensa ha de estar muy cerca de él, y además ayudado por otro", comenta a Efe el portugués José Mota, entrenador del Leixoes, equipo que jugó contra el Oporto el sábado pasado.

El equipo de Matosinhos, la revelación del campeonato luso, sufrió en sus propias carnes la voracidad de "Hulk", quien anotó uno de los cuatro goles que marcó el Oporto y dejó varias arrancadas para el recuerdo.

"Tiene mucha masa muscular, es resistente, agresivo y cuando está cerca de la zona de finalización dispara", explica Mota, quien considera al brasileño el mayor descubrimiento del fútbol luso de esta temporada y una de las promesas del fútbol mundial.

El técnico del Leixoes destacó "el cambio de velocidad" del delantero, quien ya lleva ocho tantos en el campeonato, e indicó su juego aéreo como punto más débil.

Para el especialista en fútbol portugués José Martins Morim, periodista del diario deportivo "A Bola", "Hulk" une poder de regate y un devastador remate, tanto en carrera como a balón parado.

Zurdo, pero con un pie derecho decente, aprendió el sentido colectivo del fútbol esta temporada, de la mano del entrenador del Oporto "el profesor" Jesualdo Ferreira, quien empezó a contar con él cuando el brasileño dejó de ser tan individualista.

"'Hulk' estuvo un tiempo en el Vilanovense -pequeño club del norte de Portugal-, con 15 ó 16 años, pero no apreciaron sus cualidades y emigró a Japón, donde explotó", cuenta Morim.

Fue entonces cuando el cuadro prospección del Oporto le encontró en el Tokyo Verdy y pagó 5,5 millones de euros el pasado año -la mitad del pase-, por un jugador totalmente desconocido en el país, lo que provocó "las risas" de muchos, recuerda el periodista de "A Bola".

Su juventud, estilo de juego alocado e individualismo hicieron dudar de él al comienzo, pero sus tremendas cualidades se terminaron imponiendo, tanto que ya es una de las piezas más codiciadas en Europa.

Según la UEFA, el punta de 22 años, tasado en unos 20 millones de euros, es una de las diez "estrellas" emergentes de la Liga de los Campeones, junto a nombres como el del argentino del Atlético de Madrid "Kun" Agüero, a quien se enfrentará mañana.

Morim describe al jugador como una persona "alegre" y desvela que el apodo de "Hulk", inspirado en el mítico personaje de cómic "el increíble Hulk", lo adoptó de pequeño por su rostro parecido con el superhéroe.

Coincidencia o no, sus cualidades futbolísticas -velocidad, fuerza y determinación- hacen honor a su nombre de guerra, que ya es sinónimo de peligro para cualquier defensa.