Mañana se cumplen 50 años de la muerte de Joaquim Blume, un símbolo de la gimnasia española

BARCELONA, 28 (EUROPA PRESS)

Mañana 29 de abril se cumplirán 50 años de la muerte de uno de los mejores gimnastas de España, Joaquim Blume Carreras, que perdió la vida, a los 25 años, junto a su esposa y otros tres compañeros en un accidente de avión cuando se dirigían a un festival en las Islas Canarias.

Joven promesa de la gimnasia española, Blume logró ser reconocido como mejor gimnasta en los Juegos del Mediterráneo de 1955, donde consiguió siete medallas de oro y otra de bronce. Además, fue olímpico en Helsinki 1952 y lo iba a ser de nuevo en los Juegos de Roma 1960, pero dicho accidente le privó de ello.

Gimnasta precoz, pues con sólo 15 años ya se proclamó campeón de España --título que no perdió hasta su muerte--, fue también campeón de Catalunya desde 1950, acudió al mundial de Roma 1954, se proclamó campeón del Torneo de las Siete Naciones 1956 en París, mientras que su último gran título fue el de campeón de Europa en 1957.

Por todo ello, la competición internacional más antigua de España --desde 1969-- es el Memorial Joaquim Blume, evento que en la edición del pasado año formó parte de la Copa del Mundo de la Federación Internacional de Gimnasia y acogió a los mejores deportistas del momento.