'Sí se Puede' rechaza la creación de un campo de golf en La Victoria (Tenerife)

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 17 (EUROPA PRESS)

Ante la propuesta de realización de un campo de golf en la zona baja de La Victoria (Tenerife), contenida en el avance del Plan General de Ordenación (PGO) de dicho municipio, el partido Alternativa por Tenerife, Sí se puede reclama un uso más sostenible del territorio, según informó la formación política en un comunicado.

Miembros de la comisión de medio ambiente de dicha organización sociopolítica visitaron recientemente la zona donde se baraja ubicar el campo de golf, y constataron que aún sigue habiendo distintos usos tradicionales en la misma, tales como la apicultura, el pastoreo caprino y algo de agricultura, y que el área reúne aún buenas condiciones para potenciar tales actividades o para desarrollar proyectos alternativos a lo previsto en el PGO.

En este sentido, 'Se se Puede' propone, por ejemplo, cultivar la zona, crear un jardín botánico con plantas autóctonas de la comarca, la puesta en funcionamiento de una granja escuela o el desarrollo de actividades vinculadas al turismo rural no siendo excluyentes entre sí ninguno de tales usos.

Para Sí se puede, el hecho de que en la propia corporación municipal no haya unanimidad con respecto a la ubicación de un campo de golf en la zona, y la preocupación por una eventual urbanización del entorno, apuntan a que se debería buscar otra alternativa "menos dañina" desde el punto de vista medioambiental y remarcan que muy próximo al área se ubica el Paisaje Protegido de Costa de Acentejo que se encuentra amenazado por las urbanizaciones y los vertidos de residuos sólidos.

Desde la organización de izquierda se incide en que en medio de la gravísima crisis económica, ecológica y social que está experimentando el mundo, y siendo los territorios insulares vulnerables, "no parece sensato seguir apostando por la proliferación de campos de golf para el mercado turístico convencional, en clara recesión, a costa de sacrificar áreas con una alta calidad agrológica", subrayaron.

En su opinión, el suelo rústico debe tener la consideración de "recurso estratégico de primer orden", que debe preservarse a toda costa al objeto de garantizar a las generaciones actuales y a las venideras las más altas cotas posibles de soberanía alimentaria para afrontar un escenario crecientemente sombrío.