El abridor Matsuzaka también ganó el segundo premio consecutivo

  • Los Ángeles (EEUU), 24 mar (EFE).- Aunque el jardinero Ichiro Suzuki fue el gran héroe de la segunda edición del Clásico Mundial de béisbol, el abridor japonés Daisuke Matsuzaka fue el que se quedó con el premio de Jugador Más Valioso (MVP) del torneo al seguir invicto en las dos participaciones que ha tenido.

El abridor Matsuzaka también ganó el segundo premio consecutivo

El abridor Matsuzaka también ganó el segundo premio consecutivo

Los Ángeles (EEUU), 24 mar (EFE).- Aunque el jardinero Ichiro Suzuki fue el gran héroe de la segunda edición del Clásico Mundial de béisbol, el abridor japonés Daisuke Matsuzaka fue el que se quedó con el premio de Jugador Más Valioso (MVP) del torneo al seguir invicto en las dos participaciones que ha tenido.

Su equipo de Japón, ante una asistencia récord de 54.846 espectadores que llegaron al Dodger Stadium, venció por 5-3, en 10 entradas, a Corea del Sur, gracias precisamente al bateo oportuno y productivo de Suzuki, que castigó la osadía del relevista Chang Yong Lim, que lo retó al no darle base por bolas.

El lanzador estelar derecho de los Medias Rojas de Boston completó su segunda participación en el Clásico Mundial con marca de 3-0, que unidos a los otros triunfos que tuvo en el primero lo deja invicto en seis salidas al montículo.

"El triunfo ha sido de todo el equipo", declaró a través de un interprete Matsuzaka. "Sin la gran defensa, el bateo de Ichiro y la pelota que lanzó Yu Darvish, ahora no estaríamos celebrando el título de campeones".

Pero para poder llegar a la final, antes Japón tuvo que eliminar a equipos como Cuba, a quienes Matsuzaka, pinto de blanco (6-0) a la artillería pesada de la novena antillana.

Lo propio hizo el domingo cuando lanzó pelota ganadora frente a Estados, a los que Japón ganó por 9-4 en el partido de semifinal.

Matsuzaka frente a Estados Unidos completó 98 lanzamientos y 57 fueron buenos, permitió cinco imparables, con dos carreras limpias, regaló tres boletos y retiró a tres bateadores por la vía del ponche.

Matsuzaka concluyó el torneo con marca de 3-0 y efectividad de 2.45 en tres salidas, para enviarle también un mensaje a los bateadores de las Grandes Ligas, que está listo cuando llegue el inicio de la nueva temporada a partir del próximo 5 de abril.

En lanzador estelar japonés también fue el MVP en la edición inaugural del torneo en el 2006, cuando derrotó a Cuba en la final en Petco Park, de San Diego, y consiguió marca de 3-0, efectividad de 1.38, ocho indiscutibles permitidos, regaló tres boletos y abanicó a 10 bateadores.

Después de dos participaciones en el Clásico Mundial, Matsuzaka tiene marca de 6-0 con 22 indiscutibles permitidos, con seis carreras limpias, ha regalado ocho boletos a la inicial, y sacado 23 ponches, para dejar 1.95 de promedio de efectividad, en 27 entradas y dos tercios que ha estado en el montículo.

"Lo único que cuenta es que seguimos siendo campeones del mundo, un logro que nos permitirá pasar a la historia del deporte de nuestro país", destacó Matsuzaka. "Mi premio es algo secundario ante la gran alegría que le hemos dado a todos los aficionados".