James hizo recordar a Jordan con un triple espectacular y salvador


Efectivamente, el jugador que hizo posible el triunfo por 96-95 de los Cavaliers de Cleveland ante los Magic de Orlando, en el segundo partido de las finales de la Conferencia Este, fue James, que logró de nuevo 35 puntos y ser el héroe salvador de su equipo.

“No podíamos viajar a Orlando con la marca de 0-2″, destacó James al concluir el partido. “Después de las grandes canastas que logro Hedo (Turkoglu) tuve que responder de la misma manera”.

Turkoglu había conseguido siete de los últimos nueve puntos de los Magic, incluida la canasta que con un segundo le daba la ventaja parcial a su equipo por 93-95, pero falta la acción perfecta del partido y a James de protagonista.

Los Cavaliers, que en la primera parte llegaron a tener hasta 23 puntos de ventaja, pidieron tiempo muerto, y en el saque del medio campo, el base Mo Williams le dio el balón a James y aunque Turkoglu intentó evitar que tirase a canasta desde fuera del perímetro, no lo impidió y empezó otra historia para su equipo.

“Fue un gran disparo y ahora tenemos que ir con la mentalidad de hacer mejor las cosas en Orlando para no vivir estos momentos”, comentó James, que había fallado los dos triples anteriores que hizo. “Sabía que lo hice dentro del tiempo, pero nunca sabes, de ahí que la cámara nunca miente y tuviesen que asegurarse que fue bueno”.

James tiene ya 27 partidos con 30 o más puntos en la competición de la fase final, el que más de los jugadores profesionales desde que hizo su debut como profesional en la temporada del 2006.

“Todo lo que queríamos era conseguir la victoria y lo hicimos con mi tiro a canasta, como en el primer partido lo había conseguido Rashard Lewis”, valoró James. “Ahora nuestro objetivo es recuperar la ventaja de campo”.

James también se convirtió en el tercer jugador en la historia de la NBA para conseguir 300 puntos, 80 rebotes y 60 asistencias en los 10 primeros partidos de la fase final, en una sola temporada, algo que ya ha logrado por dos veces como profesional.

“Después de conseguir la canasta no se escuchaba nada, solo el ruido ensordecedor de los aficionados, que son los que se merecen todo”, destaco James. “Creo que ha sido el tiro más importante que he hecho en lo va de mi carrera como profesional”.

Por su parte, los jugadores de los Magic se mostraron frustrados con una derrota que no se merecían y que tenían al alcance de la mano, de no haber sido por el acierto de James y también por la mala defensa que estableció su entrenador Stan Van Gundy para definir la última jugada del encuentro.

“Sólo puedo decir que el único culpable de esta derrota no ha sido el acierto de James sino mi fallo a la hora de establecer la estrategia para defenderlo”, declaró Van Gundy. “Me siento muy dolido conmigo mismo”.

Van Gundy reconoció que como entrenador no lo había hecho bien al decidir que fuese sólo Turkoglu el hombre que saliese a marcar a James.

“Tendría que haberlo hecho diferente y esa es una realidad”, subrayó Van Gundy. “Duele ya el perder como entrenador, pero cuando te das cuenta que tu mismo deberías haber hecho las cosas de otra manera, entonces la frustración y la herida es mayor”.

Van Gundy dijo que los jugadores habían hecho un gran partido, todo lo necesario para conseguir la victoria, que tenían ya en sus manos, pero que una mala decisión lo hecho todo por tierra.

“Deseaba ganar y podríamos haber ganado el partido”, agregó Van Gundy. “Ahora hay que trabajar de cara al tercero que vamos a disputar en nuestro campo, recuperar la moral y olvidarnos de lo que sucedió en el segundo”.

No le será difícil a los Magic porque ya lo hicieron con los Celtics de Boston en las semifinales y Van Gundy está convencido que la clave de la eliminatoria estará precisamente en el tercer partido ya que un triunfo les daría la ventaja y el convencimiento que James no hizo recordar de nuevo a Jordan