El presidente de Timor Oriental dice que su país está en el camino al desarrollo y la estabilidad

  • Naciones Unidas, 19 feb (EFE).- El presidente de Timor Oriental, José Ramos Horta, afirmó hoy que su país se encuentra en el camino hacia el desarrollo y la estabilidad política un año después de que una intentona golpista casi acabara con su vida.

El presidente de Timor Oriental dice que su país está en el camino al desarrollo y la estabilidad

El presidente de Timor Oriental dice que su país está en el camino al desarrollo y la estabilidad

Naciones Unidas, 19 feb (EFE).- El presidente de Timor Oriental, José Ramos Horta, afirmó hoy que su país se encuentra en el camino hacia el desarrollo y la estabilidad política un año después de que una intentona golpista casi acabara con su vida.

El mandatario, durante una intervención ante el Consejo de Seguridad de la ONU, agradeció a la comunidad internacional, y en particular a Naciones Unidas, el apoyo prestado a su país tras el intento de asesinato del 11 de febrero de 2008.

El pequeño país asiático desde entonces "ha dado un giro" y se encuentra en paz, aseveró Ramos Horta en su discurso ante el máximo órgano de Naciones Unidas, que la semana que viene tiene previsto renovar el mandato de la Misión Integrada de este organismo en Timor Oriental (UNMIT).

"Para aquellos en los medios y los seudoacadémicos que les gusta emplear clichés como el de estado fallido en sus charlas santurronas sobre mi país, solamente me queda decirles con un poco de desdén mal disimulado que nos va muy bien. Gracias", afirmó.

Señaló que ya no hay grupos armados operando en el país y que los índices de criminalidad han descendido a niveles por debajo incluso de algunos de los países más desarrollados.

"Nuestra economía va muy bien, con un crecimiento real de más del diez por ciento a finales de 2008. Con un presupuesto de 680 millones de dólares para 2009 y 200 millones de dólares en programas financiados por donantes, creo que lograremos mantener un crecimiento de dos dígitos pese a la crisis", apuntó.

Ese panorama económico permitirá al Gobierno incrementar las inversiones sociales para reducir el alto índice de pobreza que aflige al país, y que desde su independencia en 2002 ha aumentado del 36 al 49 por ciento, precisó.

Ramos Horta observó que la ex colonia portuguesa emprenderá un programa de inversión en infraestructuras que en los próximos diez años tiene que dotar al país de una nueva red eléctrica, un aeropuerto, puerto y carreteras.

"No hay atajos ni milagros en el camino a la modernización y el desarrollo", advirtió.

Indicó también que de los 60 campamentos de desplazados abiertos tras la crisis de 2006 solamente dos permanecen abiertos, y señaló que asuntos pendientes como el pago de pensiones a ancianos y ex combatientes de la lucha contra Indonesia se han resuelto.

También aseguró que se han ido superando las divisiones entre el Ejercito y la policía nacional que en el pasado alimentaron la desestabilización del país.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se hizo eco en su intervención ante el Consejo del optimismo del informe presentado por Ramos Horta y aseguró que Timor Oriental inicia 2009 "con el horizonte despejado".

"Este país por fin puede dedicarse sin distracciones a la labor esencial de construir los cimientos firmes y duraderos que son esenciales para alcanzar la estabilidad y la prosperidad", valoró.

Ban indicó que los responsables de UNMIT colaboran estrechamente con las fuerzas y cuerpos de seguridad locales para ir traspasando gradualmente la responsabilidad de mantener el orden y la paz.

La ONU autorizó en 2006 la puesta en marcha de UNMIT para ayudar a restaurar el orden tras una sucesión de actos violentos que desestabilizaron el país.

La crisis surgida entonces se debió a los enfrentamientos entre las regiones oriental y occidental del país, considerado como uno de los más pobres del mundo, y acabó con el despido de 600 soldados que habían iniciado una huelga y que representaban un tercio del ejército de la isla.

Un grupo de esos militares depurados llevó a cabo el año pasado un intento de golpe de Estado durante el transcurso del cual trataron de asesinar a Ramos Horta y al primer ministro Xanana Gusmao.