La Casa Blanca dice que la broma de Obama sobre las Olimpiadas Especiales fue "irreflexiva"

  • Washington, 20 mar (EFE).- La broma del presidente de EE.UU., Barack Obama, la pasada noche, en la que comparó lo mal que juega a los bolos con las Olimpiadas Especiales fue algo "irreflexivo", afirmó hoy la Casa Blanca.

La Casa Blanca dice que la broma de Obama sobre las Olimpiadas Especiales fue "irreflexiva"

La Casa Blanca dice que la broma de Obama sobre las Olimpiadas Especiales fue "irreflexiva"

Washington, 20 mar (EFE).- La broma del presidente de EE.UU., Barack Obama, la pasada noche, en la que comparó lo mal que juega a los bolos con las Olimpiadas Especiales fue algo "irreflexivo", afirmó hoy la Casa Blanca.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, indicó que Obama considera que las Olimpiadas Especiales, para personas con discapacidades mentales, representan "un triunfo del espíritu humano".

El presidente, según Gibbs, entiende que los participantes en esa competición "se merecen cosas mucho mejores que la broma irreflexiva que hizo la noche pasada".

Obama participó el jueves en el programa televisivo de humor "The Tonight Show", presentado por Jay Leno, en el que contó cómo, tras las críticas a lo mal que juega a los bolos, ha estado practicando en la Casa Blanca y ha conseguido rebajar su marca a 129, una cantidad aún muy alta.

Leno le aseguró que "eso está muy bien", pero Obama le repuso que "es como las Olimpiadas Especiales".

Tras darse cuenta de su metedura de pata, y antes de que se emitiera su intervención, Obama telefoneó al presidente de las Olimpiadas Especiales, Tim Shriver, para pedir disculpas.

Las Olimpiadas Especiales fueron fundadas por la madre de Tim Shriver, Eunice, hermana del ex presidente John F Kennedy y quien dedicó su vida a la defensa de las personas con discapacidades mentales.

En un comunicado, Maria Shriver, esposa del gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, e hija de Eunice Shriver, aseguró que el comentario de Obama "duele a millones de personas en todo el mundo" e indica que aún queda mucho por hacer en la defensa de los discapacitados mentales.

No obstante, Shriver expresó su convencimiento de que el presidente no pretendía ofender a nadie.