Una agencia de viajes pagará 12.000€ a cinco jóvenes por no cumplir lo pactado en un circuito al Tíbet

VALENCIA, 17 (EUROPA PRESS)

El titular del juzgado de primera instancia número 23 de Valencia ha condenado a una agencia de viajes a pagar 12.850 euros a cinco jóvenes por no cumplir lo pactado en un circuito al Tíbet, ya que, a pesar de estar establecido en el programa, los medios de transporte fueron de categoría inferior, los permisos de acceso no estaban dispuestos, y tampoco se contrató a los porteadores, según consta en la sentencia.

Los jóvenes, representados por una abogada del despacho Rocabert & Grau, interpusieron una demanda el 7 de mayo de 2008, por incumplimiento de contrato contra una agencia de viajes, en el que se establecía que éstos iban a realizar un viaje de trekking por el Tíbet, con el fin de ascender hasta el campo 2 del Everest.

El magistrado, tras estudiar la prueba practicada, decidió admitir la demanda y condenar a la agencia a pagar a cada joven un total de 2.750 euros por el perjuicio causado. Entre la documentación aportada al juez, constan unos correos electrónicos entre una gerente de la agencia y los jóvenes en los que se concretaban las condiciones del viaje.

En el primero de los e-mail, los jóvenes especificaban que su objetivo era hacer un viaje, del 23 de julio al 2 de agosto, para ascender haciendo trekking hasta el campo 2 del Everest. Sin embargo, luego enviaron otro correo para pedir que, en lugar del día 23, se iniciara al día siguiente por el tema de los visados.

La agencia les ofreció un programa de viaje, en el que se comprometía, entre otros aspectos, a que los traslados por tierra se realizaran en Lan Cruiser 4.500, a gestionar por su cuenta el visado para Tíbet, la entrada y el permiso de trakking, a proporcionar alojamiento, comida y provisiones, equipo completo de acampada, equipo de apoyo para el trekking y guía de habla inglesa.

Una vez que los jóvenes se encontraban en Lhasa, tuvieron una reunión con el representante de la agencia para preparar el trekking. Cuando se tuvieron que iniciar los desplazamientos al día siguiente, los jóvenes se encontraron con que, en lugar de viajar con todo terrenos Land Cruiser, lo hicieron con un todo terreno Mitsubishi y un camión pequeño para llevar enseres y equipajes, puesto que no disponían de los vehículos ofertados.

Al día siguiente, tras acceder con dificultades al Parque Nacional del Everest por problemas con los permisos, el todo terreno en el que viajaban se estropeó, por lo que siguieron el camino en el camión de los equipajes. No obstante, como este vehículo no estaba preparado para circular por esas pistas, éste "quedaba frecuentemente atrapado en el barro".

Posteriormente, al llegar a Campo Base, se percataron de que la agencia no había reservado el servicio de porteadores, por lo que no pudieron realizar el trekking previsto. Ese día, uno de los jóvenes se puso enfermo y, al no mejorar, optaron por regresar a Rongbuk. La ausencia de yaks continuó durante los días 30 y 31 de julio, por lo que al carecer del equipo necesario para acampar, se tuvieron que limitar a hacer trekking en el campo 1. Tras ello, decidieron regresar antes de concluir el programa.

Al llegar a sus destinos, los jóvenes decidieron presentar una demanda contra la agencia, en base a la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios, y aportaron unos DVD en los que se plasmaba lo ocurrido en el viaje. Tras estudiarlas, el juez ha condenado a la mercantil por lo ocurrido.

Con todo, la abogada de los jóvenes, Alejandra Domingo, mostró su satisfacción porque esta sentencia "recompensa el perjuicio ocasionado a los clientes", quienes "habían pagado una elevada cantidad por unos servicios que no disfrutaron". Así, afirmó que esta resolución "reconoce el derecho a los consumidores de las agencias de viajes a que los contratos se cumplan y no reciban servicios inferiores a lo pactado y al precio pagado", dijo.