Argelia rechaza cualquier mediación, incluso árabe, en su conflicto con Marruecos

  • Argel, 1 abr (EFE).- El ministro argelino de Asuntos Exteriores, Murad Medelci, rechazó hoy cualquier tipo de mediación entre su país y Marruecos para resolver las enconadas diferencias entre ambos Estados, cuyas fronteras terrestres permanecen cerradas desde 1994.

Argelia rechaza cualquier mediación, incluso árabe, en su conflicto con Marruecos

Argelia rechaza cualquier mediación, incluso árabe, en su conflicto con Marruecos

Argel, 1 abr (EFE).- El ministro argelino de Asuntos Exteriores, Murad Medelci, rechazó hoy cualquier tipo de mediación entre su país y Marruecos para resolver las enconadas diferencias entre ambos Estados, cuyas fronteras terrestres permanecen cerradas desde 1994.

En una entrevista con el diario argelino "El Khabar", Medelci afirmó que este rechazo se aplica incluso a una eventual iniciativa de los países árabes bajo los auspicios de la Liga Árabe.

"Las relaciones entre Argelia y Marruecos conciernen sólo a estos dos países, que están en contacto directo y disponen de sus propias redes diplomáticas", recalcó el jefe de la diplomacia argelina.

El Gobierno de Argelia ha rehusado en los últimos años las ofertas de mediación en este sentido procedentes de países como Libia, Egipto y Túnez, entre otros.

Las relaciones entre los dos vecinos del Magreb son malas desde la ocupación del Sáhara Occidental por las fuerzas marroquíes en 1975 y se deterioraron notablemente en 1994.

Ese año el Gobierno argelino decidió cerrar las fronteras terrestres con Marruecos después de que Rabat acusase a Argel de estar implicado en el atentado terrorista de Marraquech el 24 de agosto de 1994 en el que murieron dos turistas españoles.

Marruecos estableció además la exigencia de visado para los argelinos a lo que Argelia respondió con el cierre total de la frontera por tierra.

En julio de 2004 Rabat decidió suprimir la obligación de visado para los argelinos y desde entonces no ha cesado de pedir a Argel la reapertura de las fronteras.

El Gobierno argelino ha rechazado hasta ahora esa propuesta y acusa a las autoridades marroquíes de no asegurar debidamente el control de su lado fronterizo, permitiendo que se desarrolle el contrabando de alimentos y el tráfico de armas para los grupos terroristas.