La Universidad de Chile envía emisarios al partido Boyacá Chicó-Gremio por la seguridad

  • Santiago de Chile, 10 mar (EFE).- El Universidad de Chile envió dos emisarios a la ciudad colombiana de Tunja, para observar la seguridad desplegada en torno al partido que jugarán mañana el local Boyacá Chicó y el Gremio brasileño, club que manifestó preocupación por la eventual presencia de la guerrilla en la zona.

La Universidad de Chile envía emisarios al partido Boyacá Chicó-Gremio por la seguridad

La Universidad de Chile envía emisarios al partido Boyacá Chicó-Gremio por la seguridad

El Boyacá Chicó, en buen momento, recibe a un Gremio en problemas

El Boyacá Chicó, en buen momento, recibe a un Gremio en problemas

La Universidad de Chile envía emisarios al partido Boyacá Chicó-Gremio por la seguridad

La Universidad de Chile envía emisarios al partido Boyacá Chicó-Gremio por la seguridad

Santiago de Chile, 10 mar (EFE).- El Universidad de Chile envió dos emisarios a la ciudad colombiana de Tunja, para observar la seguridad desplegada en torno al partido que jugarán mañana el local Boyacá Chicó y el Gremio brasileño, club que manifestó preocupación por la eventual presencia de la guerrilla en la zona.

Los emisarios deberán ocuparse, en ese contexto, del tema logístico y de los traslados de la plantilla universitaria, que debe visitar el próximo 18 de marzo al Boyacá Chicó, en el Grupo 7 de la Copa Libertadores.

Los temores de César Pecheco, dirigente del Gremio sobre las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), relacionadas principalmente por el viaje de 120 kilómetros por carretera que la plantilla debe efectuar entre Bogotá y Tunja, fueron desestimados por las autoridades colombianas.

Asimismo, responsables del Boyacá Chicó las descalificaron y llegaron a sostener que Pacheco "no está en sus cabales", insinuando que el verdadero temor de los brasileños es a los 2.782 metros de altitud de Tunja.

El comandante de la Policía del departamento de Boyacá, Juan Carlos Polanía, anunció que habrá 650 efectivos para preservar la seguridad de la delegación del Gremio y de cualquier otro equipo extranjero que deba jugar en Boyacá.

La seguridad operará desde el momento en que los equipos viajen del avión, van a ser escoltados y tendrán acompañamiento permanente. De igual manera los vamos a regresar al aeropuerto El Dorado de Bogotá después del partido", puntualizó el jefe policial.

En Santiago, el presidente del Universidad de Chile, Federico Valdés, dijo que el club está atento a lo que ocurra en el partido de este miércoles.

"Estamos atentos con lo que va a pasar esta semana con el partido que Gremio va a jugar allá, porque los brasileños también estaban preocupados del tema", dijo Valdés a Radio Cooperativa.

"Mandamos dos personas a Colombia, a ver cómo se desarrolla el partido, el entorno del partido y la seguridad", precisó el dirigente chileno.

En tanto, el portero Miguel Pinto, capitán del equipo chileno, dijo que en la plantilla la única preocupación es el aspecto deportivo.

"La institución se va preocupar de hacer buenas gestiones, nosotros sólo tenemos que preocuparnos del partido", dijo el internacional chileno.

El guardameta lamentó la situación (violencia) que afecta a Colombia, pero subrayó que "no creo que haya problemas. No hay que tomar con tanta gravedad el asunto, nosotros tenemos que pensar en el fútbol", sostuvo.

Universidad de Chile suma cuatro puntos en el Grupo 7 de la Libertadores, tras empatar a domicilio con el Gremio (0-0) y golear al Autora de Bolivia (3-0), pero a juicio de Pinto, aún queda mucho por delante y no hay nada definido en el Grupo.

"Queda mucho todavía, queda bastante campeonato, bastantes partidos importantes para nosotros, queremos hacer las cosas bien, con mucha mesura y con los pies sobre la tierra, ya que hasta el momento la humildad que hemos puesto en los partidos, queriendo ganarlos y dando lo mejor dentro de la cancha, nos ha dado resultado", señaló.