Barberá e Iannone, vencedores en un gran premio caótico

  • Losail (Qatar), 12 abr (EFE).- El español Héctor Barberá (Aprilia) y el italiano Andrea Iannone (Aprilia) se adjudicaron la victoria de sus respectivas cilindradas en un Gran Premio de Qatar de motociclismo que resultó verdaderamente caótico y, en algunos momentos, hasta vergonzoso.

Barberá e Iannone, vencedores en un gran premio caótico

Barberá e Iannone, vencedores en un gran premio caótico

Losail (Qatar), 12 abr (EFE).- El español Héctor Barberá (Aprilia) y el italiano Andrea Iannone (Aprilia) se adjudicaron la victoria de sus respectivas cilindradas en un Gran Premio de Qatar de motociclismo que resultó verdaderamente caótico y, en algunos momentos, hasta vergonzoso.

Las previsiones de lluvia que fueron protagonista durante toda la semana acabaron convirtiéndose en realidad en el peor de los momentos, el día de las carreras. Y entonces, ni el reglamento deportivo ni nada parecido, sirvió a la hora de transformar el gran premio al antojo de la organización.

El citado reglamento indica que, en caso de tenerse que suspender una carrera por la lluvia antes de que se cumplan los dos tercios de la misma, ésta se debe completar hasta esa distancia.

Lo que es lo mismo, la carrera estaba prevista a 18 vueltas, por lo que los dos tercios se cumplirían con doce vueltas y, como se habían completado cuatro, faltaban ocho por disputarse.

En lugar de darse la salida de esa segunda carrera a ocho vueltas, la organización decidió dar por finalizada la prueba en las cuatro que completaron los pilotos, lo que la convierte en la prueba más corta de la historia del mundial.

La anterior ocasión no fue en el 2004 en Mugello en MotoGP con seis vueltas, como se pensó inicialmente, sino el pasado año en Francia en la prueba de 125 c.c., que dieron sólo cinco vueltas y ganó el francés Mike di Meglio.

Pero esto no fue todo, ya que en una decisión sin precedentes recientes, se decidió acortar la carrera de 250 c.c. desde las veinte vueltas iniciales a solo trece.

En fin, un caos que trastocó los planes de casi todos pero que, cuando menos, sirvió para ver al español Héctor Barberá vencedor en los 250 c.c. y flamante líder del mundial y al italiano Andrea Iannone como ganador del octavo de litro por delante de otro español, Julián Simón.

Iannone y Simón fueron los protagonistas de la carrera de 125 c.c. prácticamente desde el principio, pues aunque el español salió mal, remontó rápido y en la segunda vuelta ya estaba tras el rebufo del transalpino.

Justo una vuelta después ambos ya había abierto un hueco mientras que Marc Márquez, que marchaba en el grupo perseguidor, se cayó de manera espectacular aunque sin consecuencias y, apenas una vuelta después, todo había concluido, pues aunque algunos pilotos llegaron a iniciar la quinta vuelta, la última completa fue la anterior.

Alvaro Bautista, que había sido el más rápido en los entrenamientos de 250 c.c. no estuvo demasiado afortunado en la salida y perdió algunas posiciones mientras que otro español, Héctor Barberá, era el que se colocaba al frente de la prueba seguido por el húngaro Gabor Talmacsi, y los españoles Alex Debón y Héctor Faubel, entre otros.

A partir de la segunda de las trece vueltas, el líder fue Alex Debón, pero su hegemonía duró escasamente dos vueltas ya que en la tercera que comenzó al frente un susto en forma de "trallazo" le hizo soltar el acelerador y verse superado por sus rivales y, más tarde, probablemente con algún problema por otros pilotos hasta finalizar decimocuarto.

Fuera de juego Debón, Barberá se colocó en cabeza, si bien el francés Jules Cluzel (Aprilia), un auténtico desconocido en estas lides, decidió atacar para probar suerte, por lo que rodó al frente de la prueba durante cuatro giros, los justos para que Héctor Barberá le estudiase y decidiese superarlo antes de que la lluvia volviese a jugarles una mala pasada.

Dicho y hecho, Barberá se colocó al frente de la carrera, abrió un pequeño hueco y ganó su segundo gran premio de 250 c.c. desde el que lograse en China en 2006.

La segunda prueba puntuable del Campeonato del Mundo de motociclismo se disputará en el circuito japonés de Motegi el próximo 26 de abril.