Italia viaja en 'motorino'

  • Roma, 20 feb (EFE).- Tal vez sea por haber regalado al mundo la Vespa, quizá porque el genio de la motocicleta Valentino Rossi es italiano o porque Audrey Hepburn la inmortalizó en "Roman Holiday", pero Italia viaja sobre dos ruedas y compra el 25 por ciento de las motocicletas que se venden cada año en la UE.

Roma, 20 feb (EFE).- Tal vez sea por haber regalado al mundo la Vespa, quizá porque el genio de la motocicleta Valentino Rossi es italiano o porque Audrey Hepburn la inmortalizó en "Roman Holiday", pero Italia viaja sobre dos ruedas y compra el 25 por ciento de las motocicletas que se venden cada año en la UE.

Los datos de las asociaciones nacionales de las motocicletas ponen a Italia a la cabeza en todas las listas de ventas de motos menos la de ciclomotores, que encabeza Francia.

Hace pocos años Italia también encabezaba esta última lista, pero los italianos han cambiado sus hábitos de compra y ahora prefieren vehículos con una cilindrada mayor a los clásicos "motorinos" de 50 centímetros cúbicos.

En la Unión Europea se vendieron en 2007 un total de 2.336.893 motocicletas y ciclomotores, de las que 566.169 unidades terminaron en las calles italianas, un 24,22 por ciento de los vehículos de dos ruedas comprados por los europeos.

Las dos ruedas se asocian al buen tiempo por lo tanto es lógico que los países del arco mediterráneo como Italia, Francia y España encabecen la clasificación de venta de motos.

Fabrizio Cocca, un milanés que ha residido en Roma durante varios años, por supuesto recomienda para la navegación de la ciudad comprarse un 'motorino', la palabra con la que los italianos definen a los omnipresentes ciclomotores y motocicletas de pequeña y media cilindrada.

Eso sí, Fabrizio alerta contra múltiples peligros: el mal estado de las carreteras, el peligro de los raíles del tranvía, las malas pasadas del adoquinado y la singular conducción de los romanos.

Imágenes como la Gregory Peck conduciendo una Vespa se asocian indudablemente a la ciudad de Roma, mientras que para los italianos el ocho veces campeón del mundo de motociclismo, Valentino Rossi, "Il Dottore" es una gloria nacional.

Pero además en Italia la producción y venta de motos es un jugoso negocio.

Según los datos de ACEM, el organismo que representa a 11 productores de motocicletas en Europa, esta industria tiene unos ingresos de 12.730 millones de euros cada año y emplea a 200.000 personas.

Y en Italia se producen más de la mitad de las motos fabricadas cada año en Europa, una media de 700.000 motos anuales durante los últimos años.

La producción de los siguientes países en la lista, Francia y España, se sitúa alrededor de unas modestas 250.000 unidades al año.

Del gran mercado y de la tradición motociclística italiana se benefician marcas como Piaggio o Ducati, ambas compañías fundadas en el primer cuarto del siglo XX en el industrioso norte italiano.

La marca Ducati, una empresa puntera en motos de gran cilindrada, tiene incluso una cafetería de diseño en el centro de Roma donde el cliente se puede tomar un café mientras observa las diversas motos que decoran varias zonas del local como piezas de museo.

Pero si una moto evoca en todo el mundo el espíritu italiano esa es la Vespa de Piaggio.

En 2006, cuando la legendaria moto cumplió su 60 años, se completaba una carrera imbatible con más de 17 millones de unidades vendidas en los cinco continentes y 140 modelos diferentes.

La mítica avispa ha tenido muchas vidas.

Ha sido el Volkswagen Golf de las motos, llegó a ser estrella en películas de Hollywood y se ha fabricado en masa bautizada con la marca Bajaj en la India, donde esta hermana de la Vespa se ha convertido en un icono local por derecho propio.