Kurt Bush recordó viejos tiempos con su primer triunfo de la temporada

  • Atlanta (EE.UU.), 8 mar (EFE).- El ex campeón de la serie Nascar, el estadounidense Kurt Busch, vio cómo su hermano Kyle se presentó a la cuarta prueba de la temporada como el gran favorito para conseguir el triunfo, pero el resultado final fue muy diferente.

Atlanta (EE.UU.), 8 mar (EFE).- El ex campeón de la serie Nascar, el estadounidense Kurt Busch, vio cómo su hermano Kyle se presentó a la cuarta prueba de la temporada como el gran favorito para conseguir el triunfo, pero el resultado final fue muy diferente.

La victoria se la quedó Kurt, el mayor, después de hacer una exhibición de dominio durante toda la carrera disputada en la pista de alta velocidad de Atlanta, de algo más de dos kilómetros, que registró un lleno con 124.000 espectadores.

Kurt Busch, ex campeón de la NASCAR, que ha pasado a un segundo plano por el protagonismo de su hermano Kyle, de 23 años, esta vez robó el protagonismo a todos.

La semana pasada, en Las Vegas, el gran triunfador fue Kyle y, en esta ocasión, también quedó dentro de la familia aunque la victoria fue para Kurt, que ganó en la serie Sprint, tras protagonizar un apretado final con Carl Edwards y Jeff Gordon, que no pudieron alcanzar su automóvil.

Con excelente temperatura para la carrera, Mark Martin salió en el primer lugar en una carrera que comenzó con varias dudas después de la prueba en Las Vegas, donde hubo muchos problemas con los motores, a los que ahora se agregaba la duda de los neumáticos.

Una vez más también, la carrera comenzó con dos banderas amarillas en las primeras doce vueltas, hubo cuatro cambios en el liderato y la mayoría de los automóviles entraban por primera vez al 'pit line' a cambiar neumáticos.

Kurt Busch comenzó a dominar la carrera distanciándose por más de seis segundos de sus más cercanos perseguidores, pero pilotos como Edwards y Gordon, que habían arrancado mucho mas atrás, comenzaron a disminuir distancias; y el colombiano Juan Pablo Montoya, que salió cuarto, perdió puestos porque su vehículo no respondió.

El equipo de Hendricks Motorsport no presentó problemas y sus cuatro autos estaban entre los primeros 10 lugares hasta que en la vuelta 214 a Martin se le reventó un neumático.

Pero ya en ese instante, Gordon había tomado el liderato, seguido de Kurt Busch y más atrás se colocó el tricampeón Jimmie Johnson, que entraba en la disputa por la victoria.

En las últimas vueltas, Brian Vickers se incorporó a los líderes y luchó para conseguir el liderato que tenía Kurt Busch, cada vuelta que pasaba lograba acercarse al líder.

Sin embargo, a sólo tres para que finalizara la carrera, al automóvil de Robby Gordon se le reventó un neumático y provocó la bandera amarilla, y, con esta situación, la mayoría de los coches se fueron a pits y desde ese momento comenzó una nueva batalla.

La carrera se reinició con bandera verde-blanca y el coche número 99, de Edwards, comenzó como líder, pero eso no duró mucho ya que Kurt Busch recuperó la punta y supo mantenerla para ganar la carrera y reivindicar su condición de ex campeón de la serie Nascar.