Revilla cree que "el que trinca un traje, trinca una moto, el coche y el chalet, si hace falta"

El presidente cántabro asegura que Camps tiene que "demostrar" que ha pagado los trajes SANTANDER, 27 (EUROPA PRESS) El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, cree que "el que trinca un traje, trinca un una moto, el coche y el chalet, si hace falta", porque en el tema de los regalos "se empieza por poco y se acaba con mucho". Revilla se pronunció así durante su intervención en el programa de Buenafuente en La Sexta, donde rechazó de esta forma las voces que cuestionan que no sea "tan grave dejarse regalar tres o cuatro trajes". "Yo quisiera creer que Camps ha pagado los trajes. Pero ahora tiene que demostrarlo", aseveró el presidente cántabro, quien explicó que a él "ni se le pasa por la cabeza que nadie le regale nada", añadiendo que es algo que sí le han ofrecido. Así, en sus declaraciones, recogidas por Europa Press, detalló que ha habido casas de coche que le han ofrecido descuentos del 50% o que le han "insinuado" regalarle un vehículo como "propaganda". "Yo no he aceptado un descuento en mi vida, en mi vida. Si voy a los bolos, que es un deporte que me gusta mucho, si vale la entrada poco o vale mucho, yo pago la entrada. Yo si voy a un sitio y me invitan, si no me cobran, no vuelvo"", manifestó Revilla "Yo si voy a un sitio y me invitan, si no me cobran, no vuelvo" EL CHAQUÉ DE LA BODA REAL Miguel Ángel Revilla también se refirió al chaqué que llevó a la boda de los Príncipes de Asturias, que, según detalló, en un primer momento alquiló "al mejor sastre de Santander" porque no lo iba a usar "en su vida más que una vez 10 horas". Sin embargo, según relató, al día siguiente la Asociación de Sastres de Cantabria, "reunida de urgencia", acordó que el presidente de Cantabria no puede ir a una boda real con un traje alquilado, por lo que decidieron regalarle uno. Revilla se negó a esto, y acabó comprando uno, que costó 115.000 pesetas frente a las 25.000 del alquiler. El citado chaqué fue posteriormente subastado en un programa de televisión que recaudaba fondos para construir un pozo en un pequeño poblado de Malí.