Rossi, Aoyama y Smith truncaron las aspiraciones españolas

  • Jerez de la Frontera (Cádiz), 3 may (EFE).- El italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1), el japonés Hiroshi Aoyama (Honda) y el británico Bradley Smith (Aprilia) truncaron las aspiraciones españolas en sus respectivas cilindradas, en el Gran Premio de España de motociclismo que se disputó en el circuito de Jerez.

Rossi, Aoyama y Smith truncaron las aspiraciones españolas

Rossi, Aoyama y Smith truncaron las aspiraciones españolas

Rossi, Aoyama y Smith truncaron las aspiraciones españolas

Rossi, Aoyama y Smith truncaron las aspiraciones españolas

Jerez de la Frontera (Cádiz), 3 may (EFE).- El italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1), el japonés Hiroshi Aoyama (Honda) y el británico Bradley Smith (Aprilia) truncaron las aspiraciones españolas en sus respectivas cilindradas, en el Gran Premio de España de motociclismo que se disputó en el circuito de Jerez.

Después de haber conseguido el mejor tiempo de entrenamientos en todas las cilindradas con Julián Simón (Aprilia), Alex Debón (Aprilia) y Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1), ninguno de ellos, ni ningún otro, pudo lograr la victoria en la tercera prueba puntuable del mundial de motociclismo y primera de las tres que se disputan en territorio español.

Valentino Rossi dio un auténtico recital de pilotaje y desde la cuarta plaza que ocupó en la formación de salida supo ganar terreno a sus rivales hasta alcanzar el liderato de MotoGP, en detrimento del español Daniel Pedrosa (Honda RC 212 V), quien no pudo aguantar el ritmo del italiano y se tuvo que conformar con la segunda posición, aunque peor fue para Jorge Lorenzo.

Pedrosa intentó hacer lo que mejor se le da, salir muy fuerte, abrir un hueco y mantener las distancias con sus rivales.

Los dos primeros objetivos los consiguió, pero Valentino Rossi, en cuanto pudo adelantar a Casey Stoner, forzó la marcha para neutralizar la ventaja del escapado pues, en caso contrario, de haber tardado algo más en doblegarlo, le habría resultado imposible dar alcance a Pedrosa, quien por entonces contaba con segundo y medio de ventaja.

Una vez llegó hasta Pedrosa, el ritmo impuesto por Rossi no le resultó fácil de seguir al triple campeón español, quien consideró como la mejor opción conformarse con la segunda plaza a la espera de algún tipo de error que, hablando de Rossi, no se produjo nunca.

Quien si lo cometió fue Jorge Lorenzo, que se vio relegado a la cuarta plaza, pero con el colín de la Ducati de Stoner en lontananza, decidió forzar el ritmo para darle caza y se equivocó, pues se cayó a menos de cuatro vueltas para el final de la carrera.

Mucho más disputada resultó la carrera de los 250 c.c., en la que cuatro pilotos disputaron la victoria prácticamente hasta el final, los españoles Alvaro Bautista y Héctor Barberá, ambos con Aprilia, el japonés Hiroshi Aoyama (Honda) y el italiano Marco Simoncelli (Gilera).

Aunque inicialmente fue Simoncelli, el vigente campeón del mundo, el que marcó el ritmo, no pudo dejar de lado a sus rivales, que en cuanto pudieron le dieron justa réplica, sobre todo por cuanto atañe a Aoyama y Bautista, que en su lucha acabaron logrando unos metros de ventaja sobre sus oponentes.

La última vuelta se presumía de infarto y así fue, pues Alvaro Bautista intentó cerrar todas las puertas a su rival pero este encontró el hueco y le adelantó, aunque el piloto de Talavera de la Reina no se dio por vencido y buscó la victoria, aunque la única oportunidad clara la tenía en la curva de entrada a la recta de meta.

Una zona comprometida pero que en caso de llegar muy pegado al rival y hacer bien la trazada te puede permitir adjudicarte la victoria, pero Bautista falló en lo segundo, se tuvo que abrir mucho y le dio al nipón la ventaja suficiente para doblegarlo.

Algo semejante le sucedió a Héctor Barberá, que se las tuvo que ver con el campeón italiano Marco Simoncelli y éste le superó por milésimas sobre la línea de llegada.

No pasó lo mismo en los 125 c.c., en donde se registró una clara victoria del inglés Bradley Smith (Aprilia), quien salió muy rápido e intentó poner tierra de por medio, mientras que Julián Simón, su compañero de equipo y autor del mejor tiempo de entrenamientos, lo hizo mal y se vio obligado a remontar.

Ni en el motociclismo las prisas son buenas consejeras y, al forzar el ritmo para "cazar" cuanto antes a Smith, Simón perdió adherencia en su Aprilia y se fue por los suelos.

La victoria de Bradley Smith fue clara, pero con él en el podio acabaron dos españoles, Sergio Gadea (Aprilia) y Marc Márquez (KTM), que se pelearon por la segunda posición hasta el último metro, pero la veteranía del primero valió más que la ambición del segundo y por 29 milésimas de segundo Gadea volvió al podio y Márquez lo pisó por primera vez en su último peldaño.