ÚLTIMA HORA 13:28 El presidente de Italia encarga a Paolo Gentiloni la formación de gobierno

Belmonte: "Es un orgullo tener un récord del mundo siendo de un país donde la natación no acaba de arrancar"

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

La nadadora española Mireia Belmonte se mostró orgullosa de ser la primera nacida en España en tener un récord del mundo, el de los 400 estilos en piscina corta, pero advirtió que las medallas estarán muy caras en los Mundiales de Roma de este próximo verano.

La catalana se convirtió en la primera nadadora nacida en suelo español en tener una plusmarca mundial, ya que Nina Zhivanevskaya era rusa de nacimiento. "Es un orgullo tener un récord del mundo siendo de un país donde la natación no acaba de arrancar", recalcó en los Desayunos Deportivos de Europa Press, patrocinados por Repsol, Cajastur y ADO.

De todas formas, la joven se conforma con "una final" en los próximos Mundiales. "Me sentiría satisfecha porque el nivel ha subido un montón. Los 400 estilos han evolucionado mucho y estará muy caro entrar en la final", auguró.

Y es que Belmonte recuerda lo sucedido en los Juegos donde muchas miradas estaban puestas en ella. "Nunca había ido a unos Juegos, fue un mundo nuevo y los nervios me pudieron un poco", recordó, subrayando que no necesita entrenar fuera de España porque lo hace "en condiciones excelentes" en el CAR de Sant Cugat.

Sobre los polémicos bañadores, la española fue clara. "Si no los usamos estamos en desventaja con los demás nadadores y las marcas a lo mejor no se podrían comparar si unos los usan y otros no. Ayuda, pero tampoco es tan mágico como dicen porque mucho lo hace el entreno. Las marcas deben animar para entrenar más fuerte e intentar superar la marca que se ha hecho con ese bañador", afirmó.

La catalana, que no cree que Michael Phelps "coma tanto" como se dice y que las chicas se deben controlar "más" en este sentido porque no queman "tantas grasas como los chicos", confesó que "hasta ahora", las cosas le van "bastante bien". "Sí hay momentos en que piensas que todo es muy duro y no hay recompensa, sobre todo económica como en otros deportes, pero cuando tocas la pared y ves un tiempo muy bueno, se te quita todo de la cabeza", sentenció.