Dirigentes del PNV destacan de Gorka Agirre su abertzalismo, su compromiso en la búsqueda de la paz y su bonhomía

BILBAO, 21 (EUROPA PRESS) Dirigentes y cargos públicos del PNV que se acercaron hoy hasta la capilla ardiente instalada en Sabin Etxea de Bilbao por Gorka Agirre, histórico 'burukide' de la formación jeltzale fallecido ayer, coincidieron al destacar su abertzalismo, su compromiso en la búsqueda de la paz y su bonhomía. El ex presidente del Parlamento vasco y ex consejero de Interior, Juan Maria Atutxa, indicó que tuvo "la gran oportunidad y satisfacción de conocer en profundidad" a Gorka Agirre, sobre todo a los largo de los ocho años en los que ostentó su responsabilidad al frente de la Consejería de Interior, ya que el fallecido "era también responsable en el PNV del seguimiento de ese área y de la búsqueda, más bien la persecución, de la paz". Atutxa aseguró que puede certificar que en Gorka Agirre "permanentemente no cabía otra cosa que ir en pos de la paz y de resolver el conflicto que todavía hoy perdura en este pueblo". Asimismo, afirmó que era "un abertzale a quien el marchamo de garantía de ese sentimiento y de esa forma de ser le resultaba innegable a todas luces" y destacó que "bonhomía". "Era una persona sensible, preocupada siempre por cualquiera en situación de riesgo que pudiera acercársele. Si siempre ponía lo que estuviera de su parte para tratar, por lo menos, de apoyar, de trasladar el aliento de ánimo y la palmada en la espalda de alguien que está próximo", subrayó. Por su parte, el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, destacó que Agirre "ha sido un hombre que ha pasado por la vida sin meter mucho ruido". Recordó que le conoció en 1980, cuando le sustituyó al frente de los temas de relaciones internacionales de las juventudes del PNV". Según destacó, "ha sido un patriota en tiempos en los que no había ni cargos, ni prebendas, ni puestos, ni nada por el estilo", así como que "ha sido un hombre con una vida totalmente vinculada al proyecto del PNV". "De la misma manera que vivió en silencio, también se nos ha ido, en silencio y con dignidad", añadió, para enviar un abrazo a su familia y lamentar que "se nos ha ido un gran patriota". La diputada foral de Cultura de Vizcaya y ex secretaria del EBB, Josune Ariztondo, destacó de Agirre que era "un gran patriota, un hombre discreto, afable, buen amigo y buen compañero". Ariztondo señaló que el dirigente del PNV fallecido era "un hombre serio en los análisis, un hombre que nunca deseaba el primer plano, euskaldun, conocedor de otras lenguas y otras culturas, con un gran conocimiento de la política internacional, nacionalista y muy buen amigo". Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Josu Erkoreka, a la hora de glosar la figura de Gorka Agirre, destacó su bonhomía. "Gorka era un hombre fundamentalmente bueno, tolerante, comprensivo y muy abierto a la relación con el resto de las personas". Erkoreka hizo hincapié en la "profundidad y seriedad de sus convicciones" y aseguró que Agirre era "un hombre de grandes y profundas convicciones políticas, sociales, y humanas". "En lo político destacó por su abertzalismo radical, era un hombre profundamente convencido de las ideas nacionalistas y un hombre que vivió con gran discreción su compromiso político y su acción política, que fue muy fecunda y eficaz, en la misma medida en que fue discreta", concluyó. RECIBIMIENTO El lehendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, y el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, junto a los miembros de la Ejecutiva del PNV recibieron a las once de esta mañana el féretro con los restos del histórico dirigente jeltzale Gorka Agirre, cuya capilla ardiente quedó abierta desde las once de la mañana en la sede bilbaína de Sabin Etxea. El cuerpo de Agirre, fallecido ayer con 60 años de edad a consecuencia de una grave enfermedad, fue recibido con un aurresku de honor y el féretro fue introducido a hombros en la sede del PNV por su hijo Jon y sus hermanos Xabier, Mikel, Iñaki y Jon. Por la capilla ardiente pasaron numerosos dirigentes y cargos públicos del PNV, así como militantes y simpatizantes de la formación jeltzale. Junto a la familia, velaron el féretro, cubierto por una ikurriña, el lehendakari Juan José Ibarretxe, el presidente del EBB, Iñigo Urkullu, el presidente del BBB, Andoni Ortuzar, el presidente del GBB, Joseba Egibar, la secretaria del EBB, Belén Greaves, el ex presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, el ex diputado José Antonio Rubalkaba, el lehendakari José Antonio Ardanza, y el diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano, entre otros. Mostraron sus condolencias a la familia el ex presidente del EBB, Xabier Arzalluz, la diputada Margarita Uria, el ex diputado general de Vizcaya, Josu Bergara, el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, el presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao, Ignacio Etxeberria, el ex coordinador general de EB, Javier Madrazo, el ex presidente del Athletic José María Arrate, el que fuera gobernador civil de Vizcaya, el socialista Daniel Arranz, los dirigentes de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi, Jone Goirizelaia y Tasio Erkizia, el director del Centro por la Paz Baketik, Jonan Fernández, entre otros muchos. La capilla ardiente permanecerá abierta hasta las cinco de la tarde de hoy y el funeral por el fallecido se celebrará mañana en la iglesia de San Vicente, a escasos cien metros de la sede de Sabin Etxea.