Uno de cada tres barceloneses en riesgo de exclusión no participan en itinerarios de inclusión

Aumentan un 33,2% en febrero quienes van a comedores sociales en relación a diciembre BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS) Uno de cada tres barceloneses en riesgo de exclusión social no se han incorporado a itinerarios de inclusión social, según estima el Ayuntamiento. El año pasado 148.000 personas participaron en estos dispositivos, 38.000 más que en 2005, cuando se puso en marcha el Plan Municipal para la Inclusión Social (PMIS). En una rueda de prensa de balance del PMIS, el segundo teniente de alcalde de Acción Social y Ciudadanía, Ricard Gomà, dijo que esta cifra se explica porque no todas las necesidades sociales se expresan con demanda y que hay servicios por universalizar, como la atención domiciliaria y las becas comedor, que el Consistorio prevé universalizar este año. Según Gomà, atender a todos es "una aspiración moral" del Ayuntamiento, y apeló a la Generalitat y al Gobierno central a aumentar las políticas de inclusión. Ante la crisis, el Consistorio debe fortalecer este año los servicios para afrontar las necesidades básicas, derivadas sobre todo de la pérdida de empleos. También quiere priorizar las prestaciones económicas, la inserción laboral y el acceso a la vivienda. La crisis se empezó a notar sobre todo desde septiembre, y las necesidades van en aumento. Prueba de ello son los servicios alimentarios. En diciembre los comedores sociales atendieron a 2.052 personas y en febrero, 2.733, un 33,2 por ciento más. En el conjunto de 2008 fueron 12.503, con una media de poco más de 1.000 al mes. El año pasado se sirvieron 339.573 comidas, un 28 por ciento más que en 2007, cuando fueron 264.115. Gomà explicó que el Consistorio trabaja para aumentar las plazas de comedor social, más concertación de plazas con entidades, más prestaciones económicas y aumentar los programas de comida en 'casals' de ancianos y a domicilio. REAGRUPACIÓN ESTANCADA Las dificultades económicas también hacen prever al Ayuntamiento que en 2008 se estancaron las personas atendidas en el programa de reagrupamiento familiar de inmigrantes, la principal vía de entrada a Barcelona para este colectivo, y en el que en 2007 participaron 9.741 personas. En términos absolutos, el gasto municipal en servicios vinculados al Plan de Inclusión ascendió en 2008 a 120 millones de euros, un 24,8 por ciento más que el año anterior. El plan cuenta con 333 nuevos profesionales desde 2005, 122 de los cuales incorporados el año pasado, hasta los 889; y se desarrolla en 206 equipamientos, 60 más que en 2004. Más de la mitad de ayudas económicas de servicios sociales, a las que se destinaron 6,9 millones de euros en 2008, fueron para prestaciones vinculadas a vivienda, como ayudas puntuales y preventivas por riesgo de desahucio. Desde 2002, 3.719 personas han accedido a un contrato de alquiler por cinco años del servicio de apoyo al acceso de vivienda (SSAH). En relación a los ancianos, el año pasado fueron 36.598 los atendidos con teleasistencia. El servicio Porta a Porta para discapacitados alcanzó los 2.770 usuarios, que realizaron 253.750 viajes, mientras que los barceloneses atendidos en salud mental fueron 51.627. Sobre niños y adolescentes, 4.248 pasaron por equipos de atención o centros abiertos, y se realizó una intervención socioeducativa en 215 grupos de jóvenes. El Consistorio destinó 6,5 millones para 163 entidades que concertaron algún servicio o recibieron alguna subvención. Gomà recordó que el Consistorio está ultimando el Plan de Acción contra la Pobreza, que, después de trabajarlo con las entidades, en abril entrará en la fase de acuerdo político. El Gobierno municipal buscará el acuerdo "más amplio posible" con los grupos, pero Gomà admitió que ERC "será nuevamente el socio preferente".