Cabalgando las olas sobre sus tacones: la intrépida periodista rusa que dejó su vida en Moscú para hacerse surfista

  • La protagonista de las fotos, Anna Lazar, cambió su vida en Moscú para convertirse en instructora de surfing en Bali.

  • Si ya es difícil surfear, imagínate hacerlo subida/o en tacones de entre 8 y 10 centímetros.

Anna comienza a bajar la ola con el cuerpo encogido pero firme para estabilizarse en la tabla

Anna comienza a bajar la ola con el cuerpo encogido pero firme para estabilizarse en la tabla

Después de remar un poco la ola, manos en la tabla a la altura de los hombros y 'STAND UP'

Después de remar un poco la ola, manos en la tabla a la altura de los hombros y 'STAND UP'

Mucho estilo y control de Anna en esta foto

Mucho estilo y control de Anna en esta foto

Las condiciones de las olas, pequeñas y largas, son perfectas para 'surfear en tacones'

Las condiciones de las olas, pequeñas y largas, son perfectas para 'surfear en tacones'

Celebración nocturna en la playa después del 'High Heels Contest'

Celebración nocturna en la playa después del 'High Heels Contest'

Anna y su amiga aplauden a la ganadora del concurso

Anna y su amiga aplauden a la ganadora del concurso

Las chicas posan con sus tablas

Las chicas posan con sus tablas

Logra el equilibrio después del 'stand up' y comienza a cruzar la ola

Logra el equilibrio después del 'stand up' y comienza a cruzar la ola

¡Ey! ¡Esta ola no es tan pequeña! Estilazo de Anna Lanzar

¡Ey! ¡Esta ola no es tan pequeña! Estilazo de Anna Lanzar

Aunque Anna lo haya hecho, no se debe agarrar los cantos de la tabla...

Aunque Anna lo haya hecho, no se debe agarrar los cantos de la tabla...

Público y amigos en la playa de Bali durante el 'High Heels Contest'

Público y amigos en la playa de Bali durante el 'High Heels Contest'

Hacer la primera bajada de la ola es quizá lo más complicado, la tabla está más vertical y es más difícil mantener el equilibrio

Hacer la primera bajada de la ola es quizá lo más complicado, la tabla está más vertical y es más difícil mantener el equilibrio

Además de pasarlo genial, en el surfing tonificas brazos y piernas como se puede observar en el cuerpazo de Anna

Además de pasarlo genial, en el surfing tonificas brazos y piernas como se puede observar en el cuerpazo de Anna

Potatoe... ¡Ehh un intruso en la foto!

Potatoe... ¡Ehh un intruso en la foto!

¡Estilazo y cuerpazo!

¡Estilazo y cuerpazo!

Anna Lanzar surfea en tacones con sus amigas

Anna Lanzar surfea en tacones con sus amigas

¿Cuánto miden los tacones? Desde luego no son bajos...

¿Cuánto miden los tacones? Desde luego no son bajos...

Anna Lanzar surfea en tacones con sus amigas

Anna Lanzar surfea en tacones con sus amigas

Muy buena foto de Anna cruzando la ola

Muy buena foto de Anna cruzando la ola

Las ganadoras del 'High Heels Contest' de Bali

Las ganadoras del 'High Heels Contest' de Bali

Anna Lanzar surfea en tacones con sus amigas

Anna Lanzar surfea en tacones con sus amigas

Anna Lanzar surfea en tacones con sus amigas

Anna Lanzar surfea en tacones con sus amigas

Anna tuvo que sujetar los tacones con cinta adhesiva después de perder uno

Anna tuvo que sujetar los tacones con cinta adhesiva después de perder uno

Después de esta extraña postura Anna cae al agua

Después de esta extraña postura Anna cae al agua

Una cenicienta de mar con su zapatito

Una cenicienta de mar con su zapatito

¡Al agua! Caminar con tacones en la arena es casi más difícil que surfear con ellos

¡Al agua! Caminar con tacones en la arena es casi más difícil que surfear con ellos

Anna Lanzar surfea en tacones con sus amigas

Anna Lanzar surfea en tacones con sus amigas

Las tablas, dotadas de gran flotabilidad, son de gran ayuda.

Las tablas, dotadas de gran flotabilidad, son de gran ayuda.

Con una tabla de fibra... sí que sería complicado practicar surfing en tacones

Con una tabla de fibra... sí que sería complicado practicar surfing en tacones

Anna Lazar es de Moscú. Trabajaba en un canal de música ruso con el que viajaba grabando y editando vídeos sobre gente relevante del mundo del deporte, de la música y del arte. Siempre le gustaron los deportes extremos como el snowboard o el esquí pero fue en un viaje a Tailandia donde descubrió el surf y, casi sin querer, le cambió la vida.

En las playas de Phuket aprendió a bailar sobre las olas gracias a los surferos locales, que le enseñaron por muy poco dinero. Desde entonces, el surf se convertiría en su vida. Viajó a Bali y allí terminó de enamorarse de este deporte y de su actual pareja, al que se refiere tiernamente como "el que me enseñó a ser un pez en el agua'', en una entrevista concedida a lainformacion.com.

Y es que esta joven rusa de 28 años es feliz surfeando, incluso con tacones, como se puede ver en las fotos, durante el evento 'High Heels Contest', que se celebró hace unas semanas en Bali.

Anna Lazary un grupo de jóvenes y bellas surfistas rusas se ajustaron taconazos de entre 8 y 10 centímetros, se tumbaron sobre la tabla, remaron las olas y... ¡voilá! otra forma divertida de surfear.

Anna explica que la idea de organizar este concurso de surf sobre zapatos con plataforma nació de forma casual. "Tuve una alumna a la que le encantaba el baile y el ballet, y un día me preguntó si podía surfear con zapatos de tacón para hacerse algunas fotos. No quise desaprovechar la idea y organicé un concurso de surf en tacones", recuerda.

La 'surfera' rusa reconoce lo difícil que es practicar surf subida en zapatos altos. "Tienes que ser amigo y compañero del equilibrio", asegura. Y no sólo eso: "En la primera ronda perdí uno de los zapatos y, a partir de entonces, tuve que pegarlos con cinta adhesiva para que no se me salieran".

Desde hace ya tres años, Anna disfruta de esta vida envidiable: "una vida sin rutina en Bali, un lugar donde ningún día es igual a otro". Trabaja donde más feliz se siente, en la playa. Disfruta cada día y es que, como suele decirse: "es mejor un día malo de surf, que un buen día en la oficina". Por eso, cuando le preguntamos si tenía pensado volver a Moscú, la respuesta fue rotunda: "¿A la fría y lejana Rusia? Ni de broma..."