Ferrer cae (6-4 y 6-4) ante un Mónaco que sigue aniquilando efectivos de la 'Armada'

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El español David Ferrer cayó hoy derrotado por un doble 6-4 en segunda ronda a manos del argentino Juan Mónaco, quien tras deshacerse también en primera de Feliciano López sigue con paso firme en el Mutua Madrileña Madrid Open, quinto Masters 1000 de la temporada.

El jugador alicantino, que lamentó entre gritos varias veces sentirse "cansado", no pudo deshacerse de un Mónaco que sigue avanzando en Madrid y podrá seguir con su particular 'caza' de españoles en octavos de final ante el madrileño Fernando Verdasco.

De salida, Ferrer no pudo repetir su fulgurante inicio ante Guillermo Cañas, donde encarriló el partido a las primeras de cambio. Esta vez, el sorprendido con su saque fue él, que se vio con un 'break' en contra a las primeras de cambio. Sin embargo, el partido enloqueció en estos primeros compases y Ferrer logró recuperar su saque en el juego siguiente antes de que Mónaco le diera de nuevo la réplica para estabilizar su ventaja (2-1).

Mónaco resistió los zarpazos de Ferrer que movió al argentino de un lado al otro de la pista sin resultado, pues el ya número dos del equipo albiceleste de Copa Davis para este año, ante la operación de David Nalbaldian, no perdió un ápice de su frescura. Así, una sutil dejada propició la segunda rotura a su favor con un 5-2 que dejaba el set en su bolsillo.

Ferrer no tiró la toalla y buscó la proeza, pero no pudo más que contrarrestar este 'break' antes de ceder la primera manga por 6-4 en un acto inicial en el que al de Jávea le pesó demasiado jugar tan sólo con un 50 por ciento de primeros servicios.

En la reanudación, Ferrer reaccionó y tuvo su oportunidad con el 1-1, momento en el que dispuso de un 15-40 que no pudo materializar. Una bola muy dudosa y otra en la cinta que cayó en el lado del español hicieron que la desventaja se esfumara. Ese tren que dejó escapar Ferrer pesó como una losa sobre él durante todo el segundo set.

Ferrer comenzó a desquiciarse e irse del partido, víctima de una perfecta simbiosis entre las quejas por el bote de la pelota en la pista y el cansancio. Y es que Mónaco jugó un tenis muy sólido y, en un partido entre dos 'raquetas' que se desenvuelven como pez en el agua sobre la arcilla, los peloteos resultaron largos e intensos, lo que provocó que el desgaste fuera severo en las piernas de ambos, mucho más en el caso del alicantino por detrás en el marcador.

Así, con 2-2 llegó la puntilla para el duodécimo cabeza de serie del torneo. Un 30-40 en contra se saldó con una cruel doble falta de Ferrer que terminó de dejarle sin aliento y moral para escalar peldaños en pos de la remontada. Mónaco mantuvo su regularidad, la misma que bastó para acabar con el toledano Feliciano López el lunes, y retuvo sin problemas su saque hasta cerrar el partido por un doble 6-4, que le permite medirse a Fernando Verdasco, séptimo del mundo, y una presa codiciada para el sudamericano hasta el momento implacable exterminador de la 'Armada' en Madrid.