Ferrer: "Si gano será una sorpresa"

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

El español David Ferrer comentó hoy en la rueda de prensa posterior a su victoria sobre Fernando González (2-6, 6-2 y 7-6(5)) que mañana, en la final del Barcelona Open BancoSabadell -Conde de Godó-, si gana al número uno del mundo Rafa Nadal será una "sorpresa", aunque aseguró que luchará por la victoria.

El tenista de Jávea se mostró seguro al decir: "Si gano será una sorpresa". Y es que Ferrer sólo ha ganado a Rafa sobre tierra batida en una ocasión, y de eso ya hace cinco años. Sin embargo, mañana saldrá a la pista central con "ilusión" por ganar. "Contento por la regularidad y por jugar bien en este torneo. Me hace mucha ilusión por la historia que tiene el Godó", manifestó.

Sin embargo, Ferrer es consciente de la superioridad de Nadal en tierra. "Contra Rafa, a nadie le beneficia. Está claro que el favorito es él y yo intentaré hacerlo lo mejor posible. Cada semana es lo mismo", apuntó. "Es el mejor del mundo e indiscutiblemente el mejor en tierra", aseguró. Además, llega castigado físicamente a la final. "He tenido una semana dura, con mucho desgaste físico", apuntó.

En este sentido, añadió que ganar a Nadal es "muy difícil". "Intentaré hacer un buen tenis, como hoy. Si no doy lo mejor de mí, estoy muerto", se sinceró. "Todos sus golpes son buenos. Tanto la derecha, como el revés, y su mentalidad es lo mejor que puede tener. Es número 1 del mundo porque lo hace todo bien", añadió.

Ferrer, pese a saber que Rafa será el favorito, aseguró notar la presión por hacer un buen tenis y por intentar conseguir su primer triunfo en Barcelona. "Siempre hay presión, y quieres ganar y hacerlo bien. Cuando entras en la pista, piensas en hacerlo lo mejor posible", comentó.

En cuanto al partido de hoy, poco le faltó para calificarlo de loco. "Han pasado tantas cosas en el partido que no pensaba en nada. Ha sido un partido muy alocado, luego iba 5-2 arriba, se me ha puesto 5-5 (en el 'tie-break' definitivo), y con la doble falta he visto la luz, porque tiraba muy fuerte. Es un jugador incómodo y no puedes dejarle la bola muerta", concluyó.