Los gemidos de una pareja obligan a interrumpir un partido de tenis


  • El partido entre Frances Tiafoe y Mitchell Krueger del Challenger de Sarasota (Florida) se detuvo varios minutos por los gemidos de una pareja teniendo sexo en un edificio colindante. 

  • "¡No puede ser tan bueno!", exclamó Tiafoe entre risas sobre los gemidos que le impidieron sacar para continuar el juego.

Un partido de tenis requiere silencio para que los tenistas se concentren en su juego. A menudo se pueden observar en las pistas comportamientos irrespetuosos por parte del público como gritos y pitidos para desestabilizar a uno de los jugadores, eso sí, nada comparable a lo que se vivió en un encuentro del Challenger ATP de Sarasota (Florida).

El partido enfrentaba a Frances Tiafoe y a Mitchell Krueger pero tuvo que ser interrumpido por los gemidos de un pareja practicando sexo.

El frenesí de la pareja, que se encontraba en un edificio aledaño a la pista, alcanzó tal nivel que los jugadores pararon el partido muertos de risa mientras las carcajadas se instalaban también en el público.

Llegó un momento en el que Tiafoe se disponía a sacar pero abortó la misión ante los incesantes gemidos. "¡No puede ser tan bueno!", exclamó en referencia a los gritos.

Según miembros de la organización del partido, los gemidos podrían proceder de uno de los apartamentos colindantes a la pista.