La Caja Mágica, con 16 pistas exteriores y 11 cubiertas para 23.171 aficionados, nuevo escenario

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

La Caja Mágica, una de las joyas de la candidatura olímpica de Madrid 2016, será el nuevo escenario, coincidiendo con su cambio de fecha y de superficie, del Mutua Madrileña Madrid Open que arranca mañana, con 16 pistas exteriores y 11 interiores, y capacidad para hasta 23.171 personas.

De este modo, después de la puesta de largo con José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno; Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad; y Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid, mañana le llegará el turno a las mejores 'raquetas' del mundo de los circuitos masculino y femenino de probar las futuras instalaciones olímpicas.

El proyecto, de Dominique Perrault, incluye tres zonas. El edificio principal, la Caja Mágica propiamente dicha, de 82.520 metros cuadrados y con tres pistas de tierra batida. La pista más grande, llamada 'Manolo Santana', tiene una capacidad de entre 12.000 y 12.500 personas; la segunda, dedicada a Arantxa Sánchez Vicario, tiene entre 3.000 y 3.800 plazas; y la tercera puede albergar entre 2.000 y 2.5000 espectadores. Además, en este edificio se encuentra el área de jugadores y árbitros, el de prensa, la restauración, la zona VIP y la zona del público en general.

Todas las pistas pueden utilizarse tanto al aire libre como cubiertas total o parcialmente gracias a unos mecanismos que permiten deslizar el techo para abrirlo o levantarlo como si de la tapa de una verdadera caja se tratara, lo que da la posibilidad de que se jueguen hasta tres partidos simultáneos en caso de lluvia, algo que ningún otro torneo en tierra del mundo ofrece.

Además, el 'Tenis Indoor' tiene una capacidad para 1.660 personas en once pistas cubiertas --cinco con gradas para exhibición y seis para entrenamientos-- junto a un edificio central con forma longitudinal que alberga otros equipamientos y servicios vinculados como club deportivo, gimnasio, spa, restaurante y zonas administrativas.

En el exterior, bajo el nombre de 'Tenis Garden', se construirán 16 pistas de entrenamiento --doce de tierra batida, dos rápidas y dos de hierba--, que pueden agruparse en ocho o cuatro con espacio para tribunas, además de un extenso aparcamiento.

A ello se suma el Parque de la Ribera que, con su lago de 30.000 metros cuadrados, se integra en el Parque Lineal del Manzanares, y el 'Media Garden' para usos al aire libre y una pasarela para acceder a los diferentes equipamientos.

EFICIENCIA ENERGÉTICA

Realizada completamente en acero, madera y vidrio, la Caja Mágica garantiza el ahorro energético gracias a su cubierta de malla de acero inoxidable tensada con tapas de aluminio natural. La fachada está recubierta de una malla de acero inoxidable tensada, lo que confiere al edificio un aspecto dinámico y cambiante: de día, reflectante y opaco; de noche, centelleante.

Para mantener la eficiencia energética, las instalaciones cuentan con un sistema de energía renovable solar mediante colectores instalados en la cubierta de la Central Energética, en el Tenis Indoor. Las placas son apoyadas por calderas de gas para dar servicio tanto de agua caliente sanitaria como para la piscina de dicho edificio. Además, también se usarán para la climatización del complejo. En este sentido, sólo se prevé un atemperamiento de la Caja Mágica, con un salto térmico de entre 5 y 7 grados por encima o debajo de la temperatura ambiente.

El lago se rellena con agua reciclada, lo mismo que el riego de los 12.000 árboles que se plantarán en la zona con especies como Arce de Noruega, Álamo blanco, Álamo negro, Sauce llorón, Higuera, Fresno, Abedul y Espino albar, así como hiedras y otras especies vegetales específicas como juncos y cañas en el humedal perimetral del lago.

Además, las instalaciones cuentan con una estación meteorológica para poder determinar con antelación las condiciones que habrá y, así, poder decidir si mantener las cubiertas abiertas o cerradas, proceso que tarda en completarse 20 minutos.

ADIÓS AL MADRID ARENA.

Con la llegada de La Caja Mágica, la elite del tenis mundial se despide del Madrid Arena de la Casa de Campo tras siete años en los que la capital ha cobijado al penúltimo Masters Series de la temporada, que dijo adiós con la victoria del escocés Andy Murray sobre el francés Gilles Simon.

Así, el Rockódromo pasará a la historia con el enorme mérito de haber convertido el evento madrileño en una de las citas deportivas más importantes del mundo en poco más de un lustro en los que el tenis y la vida social han entrelazado sus caminos.

Y es que las mejores raquetas del siglo XXI siempre han apostado por Madrid, que puede presumir en su palmarés de cinco números uno: Andre Agassi, Juan Carlos Ferrero, Marat Safin, Rafa Nadal y Roger Federer.

Madrid alberga el primer Masters Series en suelo español desde que Ion Tiriac, propietario de los derechos, decidiera que la capital española era la sustituta idónea para Stuttgart (Alemania).