Los favoritos buscan un golpe definitivo y Francia confirmar su resurrección

  • Madrid, 30 mar (EFE).- El segundo tramo competitivo en tres días del trayecto hacia el Mundial 2010 pretende ser rentabilizado por gran parte de los favoritos, que ya allanaron su panorama en la fase de clasificación tras salir airosos e imponer su autoridad en los compromisos disputados en la pasada jornada.

Los favoritos buscan un golpe definitivo y Francia confirmar su resurrección

Los favoritos buscan un golpe definitivo y Francia confirmar su resurrección

Madrid, 30 mar (EFE).- El segundo tramo competitivo en tres días del trayecto hacia el Mundial 2010 pretende ser rentabilizado por gran parte de los favoritos, que ya allanaron su panorama en la fase de clasificación tras salir airosos e imponer su autoridad en los compromisos disputados en la pasada jornada.

Es el caso de equipos como España, Italia, Alemania y Holanda, que aceleraron su paso para oficializar pronto su estancia en Sudáfrica. También de Inglaterra, que vuelve a la competición tras el descanso del sábado, aprovechado por Fabio Capello para nutrir de minutos a su grupo en el amistoso ante Eslovaquia.

Para Francia es una nueva ocasión de aseverar su resurgimiento, después de la resurrección en Lituania. Portugal, sin embargo, no podrá redimirse del nuevo fiasco ante Suecia. Se limitará a ahogar sus penas en un partido preparatorio ante el próximo anfitrión mundialista.

España buscará su undécima victoria seguida en Turquía. Devuelve la visita al combinado de Fatih Terim, el que más gasto ha requerido del campeón de Europa en esta fase de clasificación. En Estambul España puede sentenciar prácticamente su pase a Sudáfrica. Encarrilado con solvencia tras el triunfo en el Bernabéu.

En el envite hay más en juego para el cuadro truco que para el hispano. El conjunto otomano ha perdido la segunda plaza, en manos ahora de Bosnia, que recibe a Bélgica. Mientras Estonia y Armenia, comparsas del torneo, completan la sexta sesión del Grupo 5.

Con similar autoridad funciona Holanda, a ocho puntos de distancia de su perseguidor, Islandia, que arrebató esta condición a Escocia, a la que se enfrenta el miércoles. El combinado de Bert Van Marwijk que lideran los madridistas Arjen Robben y Klaas Huntelaar, junto a Wesley Sneijder y Rafael Van der Vaart, recibe a Macedonia.

Alemania e Italia carecen por ahora de la determinación de españoles y holandeses, pero circulan sin sobresaltos por las alturas de sus respectivos grupos. Antes del parón hasta junio, cuando se disputará una nueva jornada, visitan Gales los germanos y reciben a la República de Irlanda, los transalpinos.

Ambos, alentados también por la irregularidad de sus adversarios, pueden dejar alisado su camino hacia Sudáfrica. Sólo Rusia puede poner en cuestión el primer puesto alemán. El equipo de Guus Hiddink viaja a Liechtenstein.

Francia recibe a Lituania para confirmar su mejoría y la recuperación de sus opciones clasificatorias. Ganó en Kaunas el sábado y revivió. El grupo de Raymond Domenech puede ejecutar el despegue en la jornada de descanso para Serbia, líder del Grupo 7.

En el resto de encuentros se desvelará el mano a mano que mantienen Hungría y Dinamarca por el dominio del Grupo 1. Reciben, respectivamente, a Malta y Albania. Similar al que protagonizan en Grecia y Suiza en el Grupo 2, que esperan a Israel y Moldavia el miércoles.

La jornada competitiva supondrá un desahogo para Portugal, al borde del adiós del Mundial, que ocupará la sesión en buscar un resultado reconfortante ante Sudáfrica en uno de los tres encuentros preparatorios de relevancia.

En la zona sudamericana, la Argentina de Diego Armando Maradona, que goleó a Venezuela liderada por Leo Messi, visita La Paz para medirse a Bolivia, penúltima de la clasificación.

La visita de Perú a Porto Alegre calibrará la autoridad de Brasil, mientras el buen momento de Paraguay, que lidera la tabla con solvencia, serán comprobadas por Ecuador en el choque de Quito. Además, Chile recibe a Uruguay y Venezuela a Colombia.

En la zona Concacaf, México intentará certificar su resurrección competitiva en el duelo ante Honduras mientras Costa Rica intentará rentabilizar la decepción de El Salvador en el choque frente a Estados Unidos, que recibe a Trinidad y Tobago para alimentar la solidez con la que transita por el torneo.