Marcos Daniel, la primera prueba de Nadal que no se siente el dueño de París

  • París, 24 may (EFE).- El brasileño Marcos Daniel, primer adversario de Rafael Nadal, intentará mañana sorprender al rey de París en los últimos cuatro años en el primer partido contra el español, que no se cansa de decir que este torneo no le pertenece y que perder aquí "no sería una tragedia" y que algún día "eso llegará".

Marcos Daniel, la primera prueba de Nadal que no se siente el dueño de París

Marcos Daniel, la primera prueba de Nadal que no se siente el dueño de París

París, 24 may (EFE).- El brasileño Marcos Daniel, primer adversario de Rafael Nadal, intentará mañana sorprender al rey de París en los últimos cuatro años en el primer partido contra el español, que no se cansa de decir que este torneo no le pertenece y que perder aquí "no sería una tragedia" y que algún día "eso llegará".

Marcos, de 31 años, figura esta semana en el puesto 96 del mundo, es diestro y está entrenado por su compatriota Larri Passos, el técnico que guió la gran carrera del también brasileño Gustavo "Guga" Kuerten, ganador tres veces en París.

Este año, Daniel ha superado la fase previa de París y compite por quinta vez en el cuadro principal donde en el 2008 alcanzó la segunda ronda. Esta temporada ha hecho cuartos en el torneo de Belgrado, y ha ganado los challengers de Marrakech y de Zagreb.

"Fácil no hay nada nunca", dijo hoy Nadal, que por segundo año consecutivo debutará contra un jugador brasileño (el año pasado lo hizo contra Thomaz Bellucci), y que el sábado cedió por primera vez en la pista Philippe Chatrier un partido, aunque fuera de exhibición, contra el argentino Brian Dabul.

"Nunca he jugado bien los primeros partidos", comentó sobre su debut mañana en el segundo turno de la Central, "y contra Dabul no salí lo suficientemente concentrado, no me lo tomé totalmente en serio, y él soltó el brazo muy bien".

Quizás por ello, Nadal se exprimió hoy al máximo en la pista 18 durante un entrenamiento de dos horas en el que compartió peloteos con el argentino Sergio Roitman. Después salió de la cancha, y en vez de tomar un camino más plácido, se mezcló con sus seguidores y repartió autógrafos para todos.

"No pienso en la historia", comentó hoy ante la posibilidad de convertirse en el primer jugador que gana Roland Garros cinco años seguidos, "todo lo de la historia y los récords es para cuando uno termina su carrera, no durante la carrera", dijo.

Nadal considera que su nivel este año es "un pelín más bajo" que el del año pasado y que el del 2006 fue sin duda "el mejor". También apuntó que esta temporada "cuando se me ha exigido, he respondido, menos en la final de Madrid, donde no he estado a la altura", dijo, y que cada torneo se vive de diferente forma, con sensaciones distintas. "¿Tú todos los días escribes bien?", le dijo a un periodista español para aclarar su estado de ánimo.

"Allí, yo no estaba los suficientemente bien para encarar un partido y él (Federer) llegó más fresco que yo", recordó sobre la final de Madrid. "La pista estaba muy dura, casi sin arena y le mandaba eso", señaló.

Nadal está convencido que ganar en Roland Garros es más fácil que triunfar el mismo año en Barcelona, Roma y Montecarlo, pero también es consciente que lo importante es París. "Lo que valora la gente es ganar aquí, son los torneos grandes, se juegan una vez al año", puntualizó.

Luego, Nadal diseccionó a sus grandes rivales, y dijo que este año en París, Djokovic "va a hacer un gran torneo", comentó. "Este año solo ha perdido en tierra conmigo (Roma y Montecarlo). "Federer llega con un puntito más de moral para creer en la victoria, después de ganarme en Madrid, y Murray, ya veremos, es el que tiene más opciones de perder con más gente, pero tiene buen potencial para llegar lejos. Todo es muy relativo y lo que cuenta es como llegas aquí", consideró.

El de Manacor admitió que pese a perder en la final de Madrid, contra Federer, le vino bien jugar en la capital española. "Llegué aquí y me sentí adaptado desde el primer día", dijo Rafael quien considera que Roland Garros no es de su propiedad a pesar de sentirse tan cómodo en estas pistas.

"Roland Garros no es de Rafael Nadal, y perder aquí no es una tragedia. Llegará ese día, esperemos que no sea este año, pero llegará. El deporte no está hecho para ganar siempre", afirmó.