Nadal agranda su leyenda en Barcelona, un 92 por ciento de partidos ganados en tierra

  • Barcelona, 27 abr (EFE).- Es el 'rey de la tierra'. Su insultante superioridad en esta superficie no admite comparación. Desde su debut en la ATP en 2002, Rafael Nadal suma 168 victorias en arcilla por tan sólo 14 derrotas: un 92 por ciento de efectividad sobre polvo de ladrillo.

Barcelona, 27 abr (EFE).- Es el 'rey de la tierra'. Su insultante superioridad en esta superficie no admite comparación. Desde su debut en la ATP en 2002, Rafael Nadal suma 168 victorias en arcilla por tan sólo 14 derrotas: un 92 por ciento de efectividad sobre polvo de ladrillo.

El domingo sumó su quinto título consecutivo en Barcelona. Una semana antes, había encadenado también el repóquer en Montecarlo. El mes que viene, irá a por 'la manita' en Roland Garros.

Desde 2005, año en que explotó en el circuito y ascendió al número dos del ránking mundial tras sumar nada menos que once títulos ATP, sólo ha perdido cuatro partidos en su superficie favorita.

Ese año, el argentino Gastón Gaudio le ganó en los cuartos de final de Buenos Aires (0-6, 6-0 y 6-1) y el ruso Igor Andreev en la misma ronda de Valencia (7-5 y 6-2). Después, llegaría el récord absoluto de 81 victorias consecutivas en arcilla.

La racha empezó con el francés Gael Monfils en la primera ronda de Montecarlo 2005 y acabó con la derrota ante el suizo Roger Federer en la final de Hamburgo 2007.

Por el camino, cayeron tres títulos de Montecarlo, otros tres en Barcelona, tres más en Roma y dos Roland Garros, además de los títulos de Bastad, Sttutgart y cuatro partidos ganados en sendas eliminatorias de Copa Davis ante Italia.

Juan Carlos Ferrero en segunda ronda de Roma 2008 (7-5 y 6-1), ha sido el cuarto capaz de ganarle en los últimos cuatro años. Unas ampollas en el pie, que impedían al balear desplazarse con normalidad por la pista del Foro Itálico, tuvieron la culpa.

Esta temporada ha empezado la gira de tierra como siempre: arrasando. Montecarlo, el Godó -el único que le ha ganado en Barcelona ha sido Àlex Corretja en el año de su estreno (2004) en la competición- y ahora, de nuevo, a por Roma.

Desde su estreno como profesional, ha disputado 39 torneos sobre polvo de ladrillo. Ha ganado 24 (un 61,5 por ciento de efectividad). Desde 2005, se ha llevado 23 de los 27 en los que ha participado, un 85,3 por ciento de acierto.

Para simplificar los cálculos, se puede decir que, desde hace cuatro temporadas, Nadal prácticamente gana nueve de cada diez torneos que disputa en tierra. Si quieren hacerse ricos, no apuesten jamás por él.

Tampoco lo hagan en una eliminatoria de Davis que se juegue sobre arcilla. Nunca ha perdido un individual: diez partidos, diez triunfos. De hecho, el único que ha logrado vencerle en sus trece participaciones en individuales ha sido el checo Jiri Novak -en pista rápida y cubierta- en su debut en esta competición en febrero de 2004.

De sus 35 títulos ATP (entre ellos 6 Grand Slams y 14 Masters Series), 24 han sido sobre polvo de ladrillo (el 68,6 por ciento), levantando el trofeo de campeón en nueve países distintos: Polonia (Sopot), Brasil (Costa Do Sauipe), México (Acapulco), Italia (Roma, 3), Francia (Roland Garros, 4), España (Barcelona, 5), Alemania (Hamburgo y Sttutgart, 2), Suecia (Bastad) y Montecarlo (5).

Aún no ha cumplido los 23 años y sigue teniendo un hambre voraz. "Ojalá gane cinco más", declaró ayer tras encadenar su quinto Godó consecutivo. Escuchado en boca de cualquier otro sonaría a fanfarronada. Viniendo de Nadal suena más bien a advertencia, a avance de lo que probablemente sucederá.

Ginés Muñoz